El Rincón de Sehir: El secreto está en respirar hondo y pensar en otra cosa.

sehir avatar

¿No os parece muchas veces la solución a problemas, sobre todo sociales?

No quiere decir que esté en este caso ahora, pero sí es así. Porque siempre es así. Pero no importa. Cito el título.

Este ha sido un mes productivo en comparación con muchos otros, sobre todo en cuanto a la lista de abajo. Ya podréis haberlo visto en el rincón de Alpha. Como estuvimos en el mismo pueblo como medio mes, nos dio por hacer cosas similares. El resto es lo que hice por mi cuenta en Ciudad A (donde estudio).

Es verdad que tuve que hacer un trabajo de 18 páginas en navidades, con fecha límite del 31 de diciembre. Sería muy bonito si estuviera estudiando en la universidad. Después de todo, ¿qué son 18 páginas escritas? Aproximadamente… ¿diez rincones? Eso se hace en dos o tres tardes como mucho y descansando. El problema es que estoy estudiando en el conservatorio. 18 páginas de piano hechas a partir de 68 de orquestal. Me pregunto cuántas tardes estuve rompiéndome la cabeza para poner todos los malditos detalles y notas teniendo en cuenta mi técnica y mi longitud de dedos. Fue un maldito infierno que llevaba haciendo desde el 2 de noviembre, programado para el 7 de enero, que el mismo 16 de diciembre fue cambiado para el 31.

Podéis imaginarme con mi querida familia el día de nochevieja, en el sofá, con el portátil y la obra orquestal pintarrajeada, pasando a toda velocidad mientras me decían que fuera a comer, que ya acabaría luego. Esa es la historia de cómo cené tres horas después de ellos haciéndoles el vacío todo el rato. Y bueno, cené un vaso de leche con galletas. Tampoco me perdí gran cosa. Dicen que tengo tendencia de Santa Claus por comer eso. Pero llevo muchos años haciendo lo mismo, porque la comida que se prepara en mi querida familia es tremendamente… cómo decirlo… tremenda.

Espero que valga así.

Teniendo en cuenta eso y que tenía cosas mejores y más importantes que hacer, no hice nada para el conservatorio, prácticamente. Por eso, el Sr. Enero me va a recordar cada día que pasa hasta los exámenes. Que son pocos, vale. Pero son del conservatorio. Es decir, ese sitio donde solo cantamos y bailamos. Vale, pues tengo dos exámenes de canto y otros dos de baile. Los dos de canto se llaman “Cuatro temas de historia de la música que abarcan todo el siglo XX” y “Análisis teórico de una obra de finales del siglo XIX o principios del XX, cosa que no he hecho nunca en mi vida”. Los dos de baile se llaman “Audición de la obra de transcripción, de 18 páginas” y “Audición de las 25 páginas de piano, de memoria y en auditorio con público”. El canto hace referencia al “llanto” y el baile al tambaleo después de hacer una audición de mierda.

Pero no importa. Lo que importa es que el café de hoy estaba relativamente mal.

Me he pasado a Trello. Antes usábamos Evernote para organizar tareas en Chifuukoe y en la vida diaria. Ahora yo me he pasado por completo y también Chifuukoe está. Es bastante más práctico y se traba menos, en mi opinión. Ya estoy en tres tableros; uno mío, otro que también es de Alpha y otro general de Chifuukoe. Y sabed que casi hay 2000 posts en la lista de espera a ser hechos y publicados según una de las notas. Pasarlos fue un suplicio, pero ahora ahí están, después de tardes leyendo revistas de videojuegos, anime y manga.

Y tocando un tema del rincón pasado, habréis podido comprobar que lo de los links en blanco sobre fondo blanco y demás problemas del tema ya están solucionados. Es decir, que cambié el tema. Una tarde entera buscándolos para acabar dando con uno que tampoco está tan mal. Espero que a vosotros también os guste.

Otro dato interesante es que este mes he tomado poco café. Me he dormido más de lo habitual. Esto tiene que cambiar.

“Tener un retraso digno de morfina”: Decir frases que denotan felicidad; intentar convencer a alguien de que la vida no es horrible; sonreír más tiempo del que se tiene cara de asco a lo largo de una vida.

En resumen: Mi vida últimamente solo abarca el conservatorio y lo relacionado a Chifuukoe. No estoy en ninguna organización criminal, ni en un grupo de análisis social, ni en cosas chungas de ese estilo que abarquen más tiempo de mi vida.

Estúpida vida graciosa.

  • Manga:

    • Por fin he acabado Ningen Konchuuki. Ha sido una de las peores torturas por las que he pasado, junto con Black Lagoon y sus múltiples temporadas (de las que aún no he visto los especiales…). No lo leáis si queréis conservar la cordura. Ah… espera… me olvidaba… de que la gente suele venerar a Tezuka como si fuera un dios y yo lo odio. Sí… leedlo… sí… *sonrisa forzada nerviosa*
    • He leído Black Bullet. Fue cosa de acabar en tres días. Los cuatro tomos son bastante interesantes. Nada del otro mundo, pero por lo menos no amarga la existencia como sí lo hizo algún otro manga. Lo recomiendo, sinceramente. Es un Seinen con toques de Shounen; hay lolis ultra-fuertes, monstruos mata-humanos, infecciones contagiosas, misiles de metal extraño, barreras que defienden una ciudad y un hombre con máscara que quiere destruirlas junto con el mundo.
    • He leído también All You Need is Kill. Otro que no es nada del otro mundo, pero tampoco está mal. Trama bien hecha, dibujo bien hecho, de esperar de Takeshi Obata (aunque veas al protagonista y grites ¡*taco*, Moritaka Mashiro! ¿Qué hace este fuera de Bakuman vestido de militar?”. Si queréis que os lo resuma como hice con Black Bullet; mechas, bichos similares a sanguijuelas redondas gigantes que lanzan rayos láser-lanza por una boca llena de pinchos, gente que revive en el pasado tras una muerte dolorosa, hachas gigantes y militares.
  • Películas:

    • He visto Krampus: Maldita Navidad en el cine con Alpha. Muy bien, sí. Muy… bien. Hay partes que dan mal rollo, hay partes que te ponen los pelos de punta y el final… no quiero hablar del final. Pero me hizo odiar a los que dijeron “boh, cliché”. Porque el día que eso sea un cliché está lejos en mi visión. Yo creo que el cliché es decir “cliché” al acabar una película en el cine. Es como ver a alguien y pensar con una sonrisa en su cabeza reventada contra una pared. Típico.
    • También he visto Del Revés. Es como… que la felicidad es alta, esbelta e inteligente, por lo que hay que ser felices; que la tristeza es gorda, bajita, subnormal e inútil, por lo que no hay que estar tristes; que el asco, que la ira, y que el miedo son los sentimientos más secundarios de la vida, que no pueden hacer nada por su cuenta; que los hombres solo piensan en deportes y no se preocupan por la familia; que las mujeres son unas ultra-responsables que se preocupan por todo… Sabéis. Odio ese tipo de películas. ¿No sabéis disfrutar del odio? ¿Rajar contra la vida ajena no os pone los pelos de punta de lo genial que es? Por favor. Deberíais daros cuenta de que no todo el mundo “es feliz siendo feliz”.
    • He visto también… 50 sombras de Grey. No debería comentar la tremenda basura que me pareció, pero voy a hacerlo igualmente. Pocas películas me han dado tanto sida como esa. “¿Que quieres odiar, Sehir? ¡Pues lo has hecho bien!” Que lo que más me tocó las narices fue que estuviera tocando una obra de Chopin como un témpano de hielo y moviéndose de una manera muy chunga. Si probablemente ese hombre no sabe tocar el piano. No quiero comentar… ningún otro detalle.
    • Por último, he visto Origen. ¿Veis? Esa sí que estuvo bien. Me gustó bastante. Hay una OTP que ya comentó Alpha, personajes geniales, mierdas andantes y todo muy equilibrado. Menos la cabeza del protagonista y de su mujer. Pero eso le da más jugo al asunto. La recomiendo.
  • Libros:

    • He releído Macbeth con Alpha, representando esta vez. Nunca me cansaré de ese libro. Nunca. Y menos de la waifu, Lady Macbeth. Estúpido Shakespeare que hace personalidades mejores de las que existen en la realidad.
    • Leí partes sueltas de Trazos de Xiz mientras Alpha también lo hacía. No me hace falta leer el cómic entero para saber que un ejemplar en mi posesión ya habría sido vendido o tirado a la basura por el valor que tiene para mí una historia, unos personajes y un dibujo así. (Y el autor es famoso y dicen que bueno, mirad cómo se vuelve a manifestar mi gusto)
    • Sigo intentando leer L: Change the WorLd. Eso quiere decir más que nada que este mes no he leído nada de ese libro, pero lo apunto igual porque todos los días ha estado en mi mochila y muchos de ellos lo saqué para volver a meterlo unos segundos después y pillar el Mac para hacer posts.
  • Anime:

    • Por fin acabé Black Lagoon – The Second Barrage. Ha sido una de estas torturas que han asolado mi felicidad este mes. ¿Recordáis que dije que era mejor que la primera temporada? Pues ya no estoy de acuerdo. Más que nada porque no me acuerdo de cómo era la primera temporada. … Sí, me acuerdo, pero no quiero acordarme, así que desde fuera será como si no. Solo os puedo decir que no puedo afirmar que una sea mejor que la otra si cada vez que pienso en una pienso que es peor que la anterior en la que he pensado… en bucle.
    • También, por fin, he acabado las OVAs de Black Lagoon – Roberta’s Blood Trail (o Roberta’s Balalaika Trail, como me lo apuntó Alpha). Otro maldito suplicio. Aparte, este sufrimiento no estaba dividido en veces de 21 minutos, sino en veces de 33 minutos. Casi el doble. Por suerte eran un poco menos de la mitad de capítulos. Venga. Ya solo quedan los omake. Espero que no sean tanto suplicio. Por favor.
    • Ahora, cambiando por completo de tono, os hablaré de que también he visto Noragami Aragoto. Antes de empezar, Alpha y yo vimos un poco por encima lo último que había pasado en la primera temporada. Solo viendo eso ya tenía los pelos de punta. Vale. Pues no fue nada en comparación con esa segunda temporada… mucho mejor que la primera. Casi la vimos de tirón. ¿Tres tandas, quizá? Poquísimo tiempo. Sobre todo teniendo en cuenta que el anterior anime que habíamos visto, con un capítulo menos en total… nos había llevado un mesecito. Hablo de cierta segunda temporada mencionada arriba. La recomiendo incluso más de lo que recomiendo la primera. Y os obligaría si en mis manos estuviera.
    • He visto también la OVA Tokyo Ghoul Jack, que explica cosas del señor Arima. Ese señor del que ya no me acordaba. Tengo poco que decir. Simplemente me pareció algo más. Una de tantas OVAs que decepcionan en comparación con el anime.
    • Alpha y yo estamos viendo No Game, No Life. Les dan mucho bombo a los protagonistas, ¿no? Hemos visto por el momento hasta el episodio 6. No tengo hype por seguir y tengo ganas de acabar para ver otra cosa. Deduzco que acabará teniendo un 6 o un 7. Imagino que ya lo diré en el próximo rincón. Y si no… estará en mi lista de anime de MyAnimeList (qué redundante suena todo así).
  • Juegos:

    • Supongo que era de esperar, pero estuve jugando bastante a Skyrim. Es uno de estos juegos que por mucho que juegues, es difícil que te aburras. Suelo tener que decir “Venga, a las dos me voy a dormir” para irme a las 4. Es genial. Pero… algo lo ha eclipsado, por lo menos por un tiempo.
    • Me compré en Steam el Elder Scrolls Online: Tamriel Unlimited. ¿Quién decía que era una mierda? ¿Quién decía que no hay nadie en el servidor de Steam? ¿Quién decía que no innova, por lo que no vale su precio? Porque me lo cargo. Vale que me lo compré de rebajas por 21,99. Pero vamos a ver. El World of Warcraft – Lords of Draenor está actualmente por 15-20 euros. Suscripción mensual de 11-13 euros al mes. Permitidme… compararlos en cuanto a calidad. Viéndolo así, el WoW está (literalmente) infinitamente más caro que el ESO. Yo… lo dejo ahí.
    • Mi hermano y yo compramos el pack de dos del Nidhogg. Es de estos juegos que puedes jugar solo si te aburres en exceso. Si no te cabreas por haber gastado el dinero en él. Pero oye. Es entretenido. Sin historia, muy poco currado y repetitivo, pero… entretenido, sí.
    • Sigo sin continuar con el Undertale. Que no me haya viciado ni tenga nunca ganas de jugar dice mucho de él. Aunque probablemente el problema es que no llegué aún al punto.
    • Por una vez voy a añadir esto: He estado jugando demasiado tiempo a la Plaza Mii de la 3DS, concretamente a Pesca Mii. Suficiente como para pasármelo y capturar a Leviatán otras 15 veces, casi. Aún por encima tuve por lo menos la mitad de la OST pegada en la cabeza en diferentes ocasiones. Y me molesta, porque no es precisamente una maravilla.
    • ¿Que no me torturo con juegos? Esta parte demostrará que sí. He estado jugando mucho al Hatsune Miku – Project MIRAI DX. “¿Cómo que tortura? ¿A ti no te gustaban los Project DIVA?” Ahí está el problema. Creí que era como los Project DIVA y eso me ha costado una depresión y horas buscando Matryoshka. Por fin. Por fin la encontré. Ahí está. Ahora a ver si había otra que me interesara. Porque si la hay ya no me acuerdo. Ese juego seguirá conmigo solo para recordarme un “Nunca vuelvas a comprar un Project MIRAI. NUNCA.” Más caro, desquiciantemente fácil, insufriblemente mal hecho.
    • También seguí con el Fantasy Life en modo historia. Cada vez le pillo más el gustillo. Vale que la historia es una mierda, pero bueno, después de todo es como cualquier otro juego de rol, solo que más… suave, sin sangre, sin cadáveres, sin “malos de verdad”… y con unas tías insoportables, contando a la mariposa de las narices que me tiene hasta arriba. Si por mí fuera hubiera hecho al principio del juego que no me acompañara porque cada intervención que hace me hace odiarla más.

Lucía. Se llama Lucía. La de la cafetería. Por cierto, acabo de perder la parte de atrás de uno de mis pendientes. La que sujeta. Me estoy cagando en todo.

Pero da igual. Porque han pasado tres horas y media y aún no se me ha caído. Espero que así siga siendo hasta que le pegue un celo por atrás, por lo menos.

Assu.

(D7-Q3-T13-E1)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *