El Rincón de Sehir: Felicidad y productividad.

sehir avatar

Con sarcasmo.

Este mes ha sido la leche, en serio. Es como que veo el esquema que tengo hecho y me dan ganas de llorar sangre con arrugas en el entrecejo. Ah, y mientras escucho la Misa de la Coronación KV317 de Mozart. Es bonita, con la tontería. La añado a la breve lista de obras de Mozart que me gustan. Creo que me están atrofiando el mal gusto en este conservatorio. Porque desde que entré, dos.

Mira, eso no estaba en el guion. Ya tengo más relleno puesto. Ya veréis como ahora ya puedo volver a completar con relleno este rincón hasta que vuelva a llegar a las 2500 palabras y lo dejéis por la mitad porque, total, no merece la pena leer algo que habla sobre la vida de alguien que ni siquiera conocéis de extensión de casi de un trabajo de investigación de la carrera. Luego la gente se queja de que son muy largos. Pues oye, cada mes hago en entre 1 y 3 días uno y sin problema. También es verdad que es hablar sobre algo de lo que controlo más que nadie y en lo que corregirme es tener pena de muerte a largo plazo.

De momento.

De momento porque hace poco que se ha decidido en el consejo de sabios, deidades de este mundo, que ya soy persona. Es muy gracioso. Es decir, eso no ha pasado. Porque no se decide algo en un consejo si solo uno lo decide.

No importa. Solo me entiendo yo. Y mejor así.

¿Sabéis? Nueva era. Ha empezado la Era de los Extraterrestres. Estamos a día 4, pero cuando publique el rincón estaremos a día 7. Si siguiera ese calendario para publicar los rincones serían cada 15 días. No me conviene. Productivamente hablando. Aunque querría. Porque ya he pasado a saltarme muchas cosas en estos posts. Mejor para todos, sinceramente.

Mi parte favorita de esa misa es el Credo, ¿sabéis? Pues sabed que ya ha pasado.

Decía que este último mes he estudiado demasiado piano. Noto demasiado la diferencia. A lo mejor también se liberan endorfinas cuando tocas. Yo qué sé. Es que me apetece tocar. Aunque ni cuando hacía deporte me apetecía hacerlo. De hecho era como que solo quería hacerlo para poder pegar “accidentalmente” a alguien. Pero de eso ya hace mucho tiempo.

Me duele una rodilla. Pero de una manera… Debería ir a esos amigos de mi vida, los médicos, a decírselo para volver atrás dos años y andar de médico en médico, de médico en médico y de “Oye, que hoy tienes cita con el cardiólogo y dentro de dos semanas con la neumóloga. Y luego vuelve con el médico de cabecera para que te hagan un análisis de sangre. Ah, y recuerda pedir cita para la ecografía de hígado y de corazón. Y el jueves con el fisioterapeuta.” Dejadme en paz, por favor. ¿Por qué diez años, compartiendo cuatro, o algo así, y luego tenéis que pasarme como una pelota entre vosotros? Bueno. Nosotros catorce y salimos siendo un estorbo social improductivamente caro.

Y las esperas. Las esperas. Si dependiera mi vida de ello a lo mejor ni me cambiaban la cita porque “A ver, chaval, tienes la cita para mayo, no hay sitio antes. Ni que te fueras a morir por esperar dos meses.” No sé si se dan cuenta de que los cuerpos cambian y necesito esa maldita mierda pronto para que luego no me empiecen a diagnosticar cosas que no tengo. Y luego a explicarles a todos que no, que todo va bien, que son los medicamentos. Estúpidos, hombre, unos estúpidos. Unos completos estúpidos. Y yo iba a estudiar algo relacionado. Anda, a la mierda. Para ser como ellos, primero me tiro por un puente. No por huir, por querer destrozar algo contra una piedra. Como ahora es la única manera legal de hacerlo con un cuerpo vivo, pues… bueno. Y aun así. Y aun así, cuidado, que como alguien te vea, llama a los cuerpos de seguridad. “SEÑORA. MÉTASE EN SU VIDA SI NO QUIERE QUE LA TIRE A USTED. PORQUE SOLO QUIERO ACABAR CON UNA VIDA Y NO ME IMPORTA SI ES LA SUYA O LA MÍA”. Como escuché hace tiempo de alguien, “Tú llama. Pero mientras no lleguen a ver cómo te las arreglas”. Es una amenaza hermosa y directa.

… A veces me paro a pensar en… En qué pensáis cuando leéis mis rincones. Así, saliendo de mi egoísmo de “solo los leo yo”. Es decir… ¿Creéis que odio mucho la vida, quizá? ¿Creéis que soy un amargado más? ¿Creéis que estoy escribiendo esto con una sonrisa? No sé. Podríais comentarlo. Así como sugerencia.

Aparte de haber estudiado mucho piano también he escrito mucho en partituras. Podría pasaros fotos, pero tampoco es que me apetezca mucho crear la necesidad de subirlas y, por lo tanto, entrar en la cuenta de Photobucket. Que voy a tener que hacerlo igualmente dentro de poco, pero… no tengo por qué hacerlo antes del día 13. Supongo. En el fondo estoy haciendo este rincón hoy (10) por hacer algo que me apetezca mínimamente hacer. Porque sinceramente son pocas cosas. Debería mirar la lista de cosas urgentes, empezar trabajos, hacer deberes… estudiar… piano… pero por una hora y cuarto que voy a estar hoy rondando por internet, voy a hacer las cosas. Y tengo que hacer muchas listas en Trello. Eso es importante.

Para aumentar mi productividad en, aproximadamente, un 400%, me paso en la cafetería del conservatorio una cantidad considerable de horas al día. Sobre todo porque, dependiendo del día, salgo de casa entre las 8 y las 10 de la mañana y vuelvo a las 22. ¿Os había contado esto ya, verdad? O algo similar con diferentes horarios. Mis ganas de vivir se reducen, por lo que también mis horas con los ojos abiertos. Cosa que no quiere decir que duerma más, sino que me pongo a pensar encima de la cama con los ojos cerrados o entrecerrados. A pensar en mierda. En la sociedad. En el futuro de este mundo. En mierda pura y dura.

Ahora. Ahora es el momento en el que tenéis que creer que soy el típico adolescente depresivo. Es justo ahora. Para equivocaros como yo cuando decidí permitir la vida de mucha gente. Simplemente mi odio eclipsa a mi felicidad. Por esto de tamaños. ¿A que no veis una mariposa recién… metamorfizada… cuando hay un matadero de tres pisos entre ella y vosotros? Pues ya. 🙂

Este mes he leído poco. Es decir, he leído suficiente y demasiado, pero no libros publicados, así por… por cultura general u ocio. Eso no quiere decir que no haya acabado de escribir mi libro. De hecho quiere decir que lo he acabado. Estamos Alpha y yo a punto de acabar de corregirlo. Como alguien se digne… como se digne, meramente, a decir que hay un error temporal, espacial o cualquier mierda de esas, voy expresamente a su casa a deformarle el hígado para que ya no tenga que hacer la ecografía, sino un transplante y me den la cita un día antes.

Me queda media hora. Menos de media hora. En veinte minutos desaparezco y continuaré otro día. El tema de antes no era para introduciros mi libro, sino para deciros que voy a empezar pronto con la saga esta de Jo Nesbø de… de un detective. Que hay murciélagos y cucarachas. Y creo que otra más. No lo tengo claro. Pero eso, solo por… por informar, para que veáis el mes que viene que he leído algo de eso. Espero que sea así, vaya.

No sé por qué narices se me ocurrió poner en los temas que he comprado una funda nueva para la viola. Tiene poco que contar. Simplemente que va a llegar la semana que viene y me mandaron seis mails y un sms para confirmármelo. En un día. Vale, que eso es que han sido rápidos y que probablemente tarde menos de lo que iba a tardar inicialmente, pero… es una cantidad de quasi-acosador.

“Porque no se puede pegar por Whatsapp”. No se me había ocurrido. Dios. Qué maldita idea tienen a veces los de la mesa de al lado gritando y riéndose pasando por entre mis auriculares a todo volumen. Me ha cabreado, pero es una ideaza de la leche.

Debo comentar que el rincón de Alpha es digno de lectura. Me ha agradado. Es para reírse bastante. Y lo mejor es que por los nombres casi solo te puedes enterar de que aparecemos ella, Xehan y yo. Del resto… como para enterarse, no hablando constantemente con nosotros.

Dios, tengo vida social. Dios, tengo vida social. Alguien acaba de sentarse en la misma mesa que yo a hablar conmigo. Hiper. Ventilo.

Volvamos al tema.

Os recomiendo ese rincón. Leedlo. De hecho yo lo voy a releer en unos minutos.

Os decía un tiempo antes que tenía que presentaros mi libro. El libro que quizá publique dentro de un tiempo. Un tiempo quizá amplio. Pero eso no quiere decir que yo no vaya a hacer una (o quizá dos) copias encuadernadas en anillas (y quizá la segunda no tanto en anillas, sino en tapa dura, incluso).

Ya lo había explicado hace un tiempo, y lo voy a volver a hacer, para volver a hacerlo cuando me dé por publicarlo y pagar esa cantidad tan… tan exagerada, para mi gusto.

Acabo de volver a mirar. Vi una editorial que no parece tan horrible. No lo parece, repito. El caso es que lo sea o no. Miraré algún día.

Pero bueno. Alex. Protagonista. Alice, mejor amiga. Azrael, mejor amigo. Alice se suicida frente a ellos. Ellos se separan. Cinco años después Alex investiga con ayuda de uno de sus compañeros de clase, el presidente del consejo estudiantil, K. Rollos, rollos, rollos. Ni os voy a decir género ni temas. Deducid vosotros. Creo que diciéndoos temas y géneros os spoileo casi todo el libro. Sinceramente.

No se note que tampoco es que tenga ganas de presentar el libro. O sí, pero no tengo muy claro cómo hacerlo. El caso es que es la primera parte de siete. Y luego dos spin-offs. Yo lo escribo todo. Y si deciden publicármelo, perfecto. Y si deciden publicar todos, pues más perfecto. Así podéis disfrutar de ellos. Porque a ver. Modestia aparte. Están currados. Me llevó desde noviembre del 2011 pensar toda la historia. Acabé de corregirlo ayer. Ayer. 12/03/2016. Y de los otros, tengo la historia pensada, pero aún puedo retorcerla más.

Por cierto. No son todo secuelas del anterior. Es decir…

El primero es el primero. El segundo es precuela, paralelo y secuela del primero. El tercero es paralelo y secuela del primero. El cuarto es paralelo y secuela del primero y del segundo. El quinto es secuela del segundo y del tercero. El sexto es precuela, paralelo y secuela del quinto. El séptimo es precuela del segundo, tercero, cuarto y sexto. Los spinoffs son precuelas del séptimo.

No sé si me entendéis con rollos mentales.

Al final sí que saqué foto.

Así entendéis la vida mejor.

  • Anime:

    • Hyouka. Vamos por el capítulo 12. Es decir, ese fue el último que vimos. Estoy deseando que acabe. Es insufrible. De verdad. No quiero seguir con eso. Pero voy a hacerlo. No pasa nada. Soy fuerte. Quininarimasén.
  • Manga:

    • … Se ve que no.
  • Películas:

    • Sleepy Hollow de Tim Burton. Ya la había visto hace mucho tiempo. Me gustó en su momento y me volvió a gustar. Esta vez entendí bastantes detalles secundarios más. Y referencias, y cosas así. Nada mal.
    • Última Llamada de Joel Schumacher. Como dijo Alpha, interesó desde que vimos una parte en una cafetería. Y no estuvo nada mal. Esos personajes que “son malos” por maldad y no por una razón. Hablo del francotirador, no del otro. Es como… Como darle un zasca a una persona normal y al resto de la sociedad. Buena película. En serio.
  • Libros:

    • La chica del tren. No quiero recordar esta parte de mi vida.
    • Apocalipsis. Estoy en ello. Aún no puedo decir mucho. Es la tercera vez que lo leo y la que más me está gustando. Luego releeré el resto de La Biblia. Tío. Los que digáis que tengo problemas mentales por hacerlono sabéis lo que os perdéis.
    • Amiskon. Sí. He releído mi libro. Dos veces este mes. Pero por lo menos ahora está corregido. Solo queda encuadernarlo.
  • Videojuegos:

    • Vi el footage de FFXV. Cada vez quiero más ese juego. De verdad. Noctis.
    • Two Dots. Es lo más parecido a un juego de verdad que he iniciado el último mes. Necesito tiempo para jugar urgentemente.

Vale. No tengo nada más que deciros. Ya está. Nada interesante, por lo menos. Cosa que no quiere decir que haya dicho cosas interesante en estas más de 2.000 palabras. Pero no pasa nada. Porque me he entretenido haciendo el rincón. Y no he matado a nadie haciéndolo.

Espero.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *