El Rincón de Miyuru: ¿Acabará tu vida pronto?

Avatar Miyuru

Sí.

Hola. Vamos a ver. Vamos. Vaaamosvamosvamosamosvamosvamosvamos.

Pues no, no vamos.
No hay nada que contar. He estado metida en casa, sin vida, sin contacto humano, haciendo un esfuerzo inútil por poder estudiar mínimamente algo. Y ni así. Hay existencias desesperadamente tristes.
Me gusta cargarme evaluaciones de esta forma, porque…porque.

Nunca debí tomarme unas vacaciones de navidad tan relajadas. Es como si mi cabeza las hubiera prolongado hasta día de hoy, y sin mi permiso.

Digo yo que la vida es mega hiper ultra súper interesante.

-Se masajea las sienes y suspira- Voy a hacer un esfuerzo mental por recordar cosas y así analizar un poco lo que me rodea. Tal desconexión es mala. Porque oye, paso de marcarme un narciso siempre. Que sí, que a veces todos necesitamos un poco de narcisos en nuestras desgraciadas vidas, por eso de sentirnos noticeados, pero tampoco nos pasemos.

A lo mejor es que tengo un problema de culpabilidad extrema y siempre pienso que estoy en el narciso cada vez que abro la boca.

Lo que sí sé es que hay gente agradable. En dos ocasiones me lo han demostrado este mes. Dos profesores distintos.
Es bonito saber que se preocupan por uno. Un profesor me llamó para preguntarme que qué me pasó con los últimos exámenes. Me animó a que no tirase la toalla, que nada estaba perdido a estas alturas. La verdad es que yo le agradezco mucho este gesto que tuvo conmigo, sobre todo porque pude charlar un ratito con él, que siempre es interesante.
Otra profesora, la cual me ha caído bien desde el principio (porque se corta las venas en clase), también habló con mi progenitora. Señor, si hasta le dijo que le había gustado mi mierdicosplay de L, que le impactó cuando entré así a clase. Me ha sacado los colores y me ha llenado de esperanza por este mundo. Y se va a ver Death Note. No puedo pedir nada más.

Es gracioso. Es muy gracioso ver que cuando pasas ampliamente de las personas, estas empiezan a interesarse más por ti que de costumbre. ¿Ahora me noticeáis, niños y niñas, shonens y shoujos? Siento no poder corresponder a ese noticeamiento ahora mismo como es debido, me es casi imposible. Pero no dudaré devolveros una sincera sonrisa siempre que note esa bondad en vuestros actos que es capaz de conmoverme y hasta hacerme sentir mal.

He NOTADO que la palabra “noticear” ha aparecido mucho a lo largo del rincón.
JJJ.

Nadie me mira mal. Creo que hasta preferiría entrar en enemistad con alguien. Hay mañanas que de camino al instituto, escuchando mi musiquita, me digo:
-Ostras, tú. Una pelea a navajazo limpio con alguien qué bien me vendría. ¿Por qué les caigo tan neutral a todos estos chavales? Qué asco, así no se puede odiar nada a gusto.
Una peleíta ahí.
Huna peleíta
1 peleito aí

(?)
Oc no. Bromuro.

QUE ESO NO SIGNIFICA que no haya tenido que sufrir el retraso en algún momento, por suerte. <3

Solo un recreo. Una vez, después del recreo, volví calentita a clase por culpa de una persona estúpida. Ojalá leyera esto, porque chic, corres peligro. A veces. Y ya te lo he intentado demostrar con indirectas. Pero nada.

No te preocupes. Solo moléstame con tus impertinentes  palabras una vez más. Veamos cómo de infinita es mi paciencia.

Pffff, qué fanfarrona soy a veces. Bueno, al menos me divierto.

¿578? Pues hasta el mes que viene, chavales.

  • No, no hay cosas productivas y maravillosas. Si las he hecho, ni me he enterado.

Vale, dato random. ¿Nunca os ha pasado que estáis comiendo cereales y vuestra cuchara recoge otra cuchara? ¿No? Porque a mí me acaba de pasar. Qué diablos… Cereales sabor cucharilla de café.

Os podéis hacer una idea del desgaste o empanamiento cerebral que llevo.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Sehir_Saldzar dice:

    Este es el típico final de historia muy random. Es decir… Es… ¿Por qué las cucharas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *