El Rincón de Alpha: Qué raro

sorpresa

Bienvenidos un mes más mús a my rincón. El rincón de esa letra griega.

Esta vez me lo he currado de verdad, y me refiero a todo. De verdad. He estado apuntando tooodo el mes las cosas que debería contar y que han ido ocurriendo. Cómo os cuido, ¿eh?

Bueno, entonces empezaré ahora a contaros un poquito cómo me fue el mes:

El día 7 empezó el encuentro de una orquesta con la que fuimos durante una semana. Estuvimos en la misma residencia malrollera en la que nos habíamos quedado tres años antes. Fue genial estar en una orquesta completa, de las de verdad, por primera vez, aunque solo se tratase de un encuentro de verano de una semana. Me gustó mucho, y también el director y el profesor de violines primeros. Tuvimos dos conciertos, y pasamos bastante bien la semana entera, teniendo ensayos tanto por la mañana como por la tarde. Tocamos una obra hermosa, que os dejo al final de este párrafo, junto con cosillas de Ginastera, Villa-Lobos o Piazzolla. Tuvimos nuestras historias con un violista portugués, conocimos a un violista cuentista y… es que siempre son las violas. Y luego estaba mi compañero de atril, que conseguí que pegase las partituras. Pero genial, de verdad una experiencia hermosa y preciosa.

(Os dejo la versión de Dudamel que nos vició la velocidad de la obra a todos)

El día 14, cuando volvimos a casa, intentamos ir a un Desfile de Barcos que resulta que había a las 12. Y… al que no conseguimos llegar. El cansancio es el cansancio, y nos lo perdimos por veinte minutos. Pero bueno, dimos un paseo por el puerto, estuvimos hablando profundamente mirando al mar y, después de comer una mierda de hamburguesa en un banco porque ya sabíamos qué le esperaba luego a nuestras carteras, fuimos a nuestra perdición. Quiero decir, a la Feria del Libro Antiguo.

Resumen: Mucho Lovecraft, clásicos por un tubo, todo a 3€, cinco bolsas pa casa. Y así estamos, felices de la vida, con una estantería bastante más llena de cosas bonitas para leer.

El día 15 nos despertamos inusualmente productivos, ya que la noche anterior nos habíamos propuesto realizar todos los Hábitos y todas las Tareas Diarias que tuviéramos apuntadas en Habitica. Y así fue. Lo conseguí, aunque haciendo solo un poquito de la República y solo un poquito de Escribir. Pero completé el día.

Unos días después fuimos a Pueblo A (en serio, me encanta usar estos términos, me trae feels) para preparar un trabajillo. Y así fue como el día 19 nos pusimos a preparar en serio una boda en la que tocaríamos el día 21. Parecía todo muy horrible, sobre todo porque todas las canciones habían sido propuestas de los novios y teníamos que adaptarlas, además de ensayarlas, pero en realidad salió todo muy bien y se quedaron muy contentos con el dolor de cabeza que nos provocaron durante todo el día 21.

Y así fue como empezó nuestra medida de ahorro para una cámara guay. Porque incluso esta noche soñé que estaba en lo alto de un acantilado junto al mar y a la hora del atardecer sacando fotos. Porque estoy hasta las narices de decir “Sehir, ¿me dejas tu móvil?” o “¿Me prestas el chisme amarillo?” para poder sacar una fotografía mínimamente decente. Puede que llegue a abrir una cuenta en DeviantArt para poner las fotos, quién sabe, o los dibujos que hago. Puede.

También llegó la hora de ir a la escuela de coches a intentar poder tener otro medio para aplastar cuerpos humanos. Claro que eso no lo digo en voz alta hasta que ya tenga el carnet en la mano. Pero me mola hacer testos.

¿Sabéis otra cosa? ¡Hemos acabado con los links rotos que había en Chifuukoe! Es una pena que tuviéramos que trabajar en ello por culpa de cierto ente desagradable, pero bueno, yo prefiero perder links a perder, mmm, yo qué sé… ¿mucho dinero, por ejemplo?

En un día con el cielo nublado, decidimos salir a dar un paseo antes de abandonar Pueblo A. Empezó a llover en cuanto salimos. Pero existen los paraguas, por suerte. También estuvo tronando, y es que me encantan los días así, en serio.

Volvimos a casa, con un microondas con nosotros (i wanna thank my mama), y al día siguiente ya volvimos a caer en la compra de manga. Pero yo no soy para tanto como otros, por lo que solo compré un tomo de Shigatsu y un tomo de Magi, poniéndome así al día con él. Aún me quedan 4 de Shigatsu, y luego empezaré a seguir Area D. Zi, lo veo.

El día 29, aprovechando el inminente y desgraciado final de las vacaciones, decidimos ir a Pueblo D a visitar cierto parque hermoso y… abandonado. A la vez, fue muy interesante ver a Ángel ahí, flipando al ver todo. Volvimos hablando de cosas profundas e interesantes de vidas ajenas, en un bus de 40 minutos, y volvimos a casa dando un rodeo para seguir hablando y dar un paseo.

Dos días más tarde, fuimos al cine a ver nunca apagues la luz, una película que me encantó, de verdad. Comimos en el McDonalds, y así fue como recolecté mi segundo peluchito de mascota (muy feos, todo hay que decirlo). También nos pasamos un momento por ikea (un buen momento, pero es que ese sitio es genial) para pillar una cierta cosa que quería pillar Sehir.

¿Nunca habéis mirado vuestro piso y habéis dicho “Vaya, hay algo que no me encaja”? Pues Sehir sí, y por eso decidimos cambiar los muebles, porque tampoco había nada que perder. Y así es como actualmente, cinco días después de esa decisión, los muebles siguen cambiados porque todo cuadraba mucho mejor. Sí que… la mesa está mejor junto a la vidriera gigante y el sofá del otro lado, de forma que la luz no molesta para la tele. Tod guay. )b

VOY A COMER.

Ya está. Ricos tallarines a la carbonara.

Os sigo contando. A ver dónde me quedé… Ah, sí. Pues eso, que redisposición de muebles y todo mucho más bonito.

¿Sabéis lo difícil que es intentar dibujar al hombre más bello del mundo? A ver, que en mi caso es dibujar así en general lo que me cuesta, pero le prometí un dibujo a Laïr y está en proceso. Cuando lo haya acabado, puede que lo ponga aquí. O puede que lo ponga en una supuesta cuenta de DeviantArt que puede que me cree. Quién sabe. (?) Ni yo lo sé. Solo V sabe. Y quizá Kevin. Pero quién sabe sin contarlos a ellos dos. Quién. Sabe. Quién. Guarde. Save. Quién. Sable. Quién. Yo. Guarde. Quién.

Yo vine aquí a hablar de mi libro. Bueno, el mío no, el de Yuuhir (oh dios mío). Amiskon, que he vuelto a empezarlo con Seth. Tengo la impresión de que voy a leerlo muuuuchas veces… ese y el resto de los de la saga, vamos.

También con Seth fuimos a dar una vuelta y a un sitio grande con muchas cosas para comprar, en el que conocimos al típico sofista que iba buscando un agujero donde poner lo que viene siendo su… conocimiento. O por lo menos algo del mismo tamaño, conociendo los límites inversos del universo. Aparte de eso, aprovechamos para comprar dos tomos de Junji Ito a la vez que nos librábamos de él. De… alguna manera.

Más tarde, fuimos de camino a una buena cafetería muy guay pero muy cara y no tan buena por lo que no la recomiendo. El caso es que nos encontramos al violista cuentista que… habíamos conocido… en otra ciudad. Es… curioso. Tan solo hicimos el movimiento ninja secreto de girar la cara para que no nos reconociese y ya. Creía haberme librado de ese NPC, pero parece que es de esos que se mueven y que quieren tener algo que ver con la historia principal sin conseguirlo del todo.

Estuvimos un buen rato en esa cafetería, en la que Seth pidió un café solo doble. Y le dieron la cantidad de café solo que se requeriría para hacer un café con leche. Pero de forma que la leche se había desintegrado y solo estaba la parte del café. Y… le cobraron lo mismo que por el mío, con leche. Muy genial todo.

Luego fuimos por ahí a leer el libro que mencioné antes, entre un parque y un banco junto al mar. Y luego a casa, mientras tomábamos una taza de leche con cacao caliente. Todo muy agradable.

PARA QUE A LA HORA DE IRNOS A DORMIR VINIERA UN MALDITO MOSQUITO A TOCARNOS LAS NARICES COMO LO HICIERON EN EL ENCUENTRO DE ORQUESTA. CADA NOCHE, CADA NOCHE, UNO DE ELLOS NOS MANTUVO DESPIERTOS HASTA LAS CUATRO DE LA MAÑANA, TANTO CUALQUIERA DE LOS DÍAS DEL ENCUENTRO COMO ESE DÍA EN CASA.

Pero para eso están las pulseras anti-mosquito los pañuelos. 🙂

Y LA VIOLENCIA EXTREMA.

.neiB

~Juegos~

  • Sehir y yo jugamos a Life is Strange, para PS4. Ese juego que nos costó tan solo 15€ y que vale más del triple en comparación con el resto. Con esto ya digo todo lo que se necesita. Muy bueno y recomendable, la historia es genial.
  • Theatrhythm Final Fantasy. Aunque… solo un rato, la verdad. Es un juego de jugar cuando apetezca y ya, pero eso no quita que esté muy guay.
  • Un día que estábamos Sehir y yo aburridillos (en realidad nunca) y nos apetecía jugar a algo de terror después de pasar por la tortura de la boda, probamos the static speaks my name, un juego… realmente corto pero curioso.
  • También cabe mencionar que le puse Five Nights at Freddy’s a Sehir para que lo probara, pero le dio demasiado miedo como para seguir, así que nada. (En realidad es mentira: le estresó y declaró que no le gustaban los juegos así, por lo que solo completó la primera noche. Pff, nooooob)
  • Un día decidimos echar un combate pokémon. Así, porque nos apeteció. Cogimos Pokémon XY y preparamos nuestro mejor equipo. Sehir ganó dos veces POR SU P*** MAWILE y yo una.
  • El hype volvió y nosotros le abrimos la puerta. World of Warcraft. Draenei. NO HAY NI DIOS CONECTADO.
  • Llegó el momento de intentar pasarme el Episodio Delta, no darme cuenta de qué es lo que tengo que hacer ni acordarme de nada y volver a empezar Pokémon Rubí Omega. Estoy en el cuarto gimnasio.
  • Seguí con Project Diva F. Ya llegué a Extreme. Saqué algunos greats, unos cuantos excellents y un perfect, pero aún no jugué a todas. De hecho, hay algunas que ni desbloqueé por ser meikorribles. Y otras que… ya sabemos que no.

~Películas~

  • Vimos Uzumaki. Mira que es un película bastante corta, y tuvimos que verla entre dos noches. Y la excusa no es el encuentro de orquesta que teníamos todas las mañanas, sino lo mala que es.
  • Birdman fue una de las recomendaciones que me hizo mi compañero de atril en la orquesta. Eso sí, recomendada hasta llegados los últimos diez minutos, que hay que hacer como si no existieran.
  • Ya en casa, la primera película que vimos fue Reflejos. No estuvo nada mal, la verdad.
  • Otra película que vimos fue Idiocracia. Está… tirando para abajo entre mis gustos, pero la crítica que hay ahí es bastante acertada.
  • Martyrs. Nada mal.
  • Vimos la primera de Hostel con Siccur mientras tomábamos una pizza de bacon y, desafortunadamente, champiñones. Estaba peor la pizza que la peli.
  • Una recomendación… que bueno… fue American Psycho. Bueeeeeeno…
  • Katasumi y 4444444444, los especiales de Ju-On, una saga genial y hermosa que va en crescendo a partir de la segunda película. Muy recomendable, y a partir de aquí ya incluís todo lo siguiente:
  • Ju-on: The Curse
  • Ju-on: The Curse 2
  • Ju-on: The Grudge
  • Ju-on: The Grudge 2
  • The Grudge
  • The Grudge 2
  • Ju-on: Kuroi Shoujo
  • Ju-on: Shiroi Roujo
  • Bi nunca apagues la luz en hel zine kon Ángel i el menda. Me guztó muxo muxo. (Ahora en serio, sí, fue genial)
  • Vimos Alguien voló sobre el nido del cuco. El final fue muy bonito, pero los tres últimos minutos. Y de esto que dices “Oyy…”, pero nada más. Eso sí, la película encajaba genial con nosotros, pk stamos mu lokos xdddd k lo disen prsonas mu d100tes i intlijentes cuya inútil existencia no me cabrea ni nada.

~Manga~

  • Leí Umibe no Onna no Ko.
  • Volví a leer los tomos 12 y 13 para acordarme y leí el 14 de Magi: The Labyrinth of Magic. Sigue encantándome, como siempre, por supuesto. Esperaré pacientemente al mes que viene para el tomo 17, antes de quedarme sin esta maravilla en casa.

~Anime~

  • Seguimos viendo GetBackers. Hubo un arco muy interesante, que ya se ha acabado, pero bueno, está mucho mejor que al principio. Vamos por el episodio 27.
  • Vi el 7 de Tsuritama. Si al final voy a tardar más de un año en verlo y todo…

~Libros~

  • Sigo con Anna Karenina. Pero desde que me propuse como tarea diaria el leer una parte (de las pequeñas), es como que parece que avanzo y todo. No me extraña que todos pierdan guerras contra Rusia, si pueden matarlos recitando un pasaje de sus libros o directamente tirárselos a la cabeza y abrírsela.
  • Hice un casi nada, pero es que casi nada, de la República. Pronto será otra tarea diaria, ya lo veréis.
  • Acabé Los caballeros templarios. Lo resumiría con un “cómo ser traisionado equisdé”.
  • Ayer mismo empecé Legado en los huesos, la segunda parte de El guardián invisible, un libro que había tenido que leer para gallego hace como dos años y del que misteriosamente me acuerdo.

Y he acabado. Ahora, si me disculpáis, me voy de juerga. Al cine.

Venga.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *