El Rincón de Sehir: Esta productividad es la que me gusta.

sehir avatar

Lo que no me gusta es la incompetencia de gente que tiene trabajo y solo demuestra estar ahí por el dinero.

Sobre todo esta gente que tiene esos trabajos que implican interacción social. No sé si me entendéis. La gente que va a atender a alguien y antes de timbrar en su puerta ya han timbrado en el resto de pisos del edificio. Y por lo tanto me hacen alarmarme pensando en a quién estaba esperando mientras no estaba esperando a nadie.

Venga, escuchad algo bonito mientras leéis esto, para que sea más llevadero.

A alturas de este tercer párrafo, más de un día después, ya me había olvidado de ellos, así que supongo que tampoco tiene tanta importancia en mi vida y en el transcurso del universo. En mi último rincón, aquel tochazo, os contaba que había ido a un encuentro de orquesta en Ciudad B y que teníamos una boda que preparar. Bien. Pues sinceramente no me acuerdo de qué fue lo que estuvimos haciendo todo ese tiempo después de Ciudad B y antes de la boda, pero poco de ello fue para la boda hasta el día 19. Puedo imaginarme que estuvimos con proyectos personales y cosas parecidas hasta ese momento, porque… no sé. Recuerdo muchas veces cosas como “Venga, esta tarde nos dedicamos a la boda” “Pero mañana sí, ¿eh? Mañana sí que nos ocupamos de la boda” “Tío que no es tanto tiempo, aunque sea dos horas, buscamos las partituras y ya mañana tocamos”. Nada, nada. Que encontramos las últimas partituras y acabamos los arreglos el día 19, estuvimos ensayando prácticamente todo el día 20 y al día siguiente por la mañana ya era la boda.

Debo aclarar que la boda no era en Ciudad A, donde estuvimos tras el encuentro, sino en Pueblo A, cosa que implica como… dos horas de viaje en coche bastante cansadas. Bastante… horribles. Odio ir en coche con gente con la que no tengo confianza. Eso implica casi como que va a haber petamiento de cabeza durante como un día entero. El 20 fue como… ese típico día en el que juras que nunca más dejarás algo para el último día. Y tantos días después de él es el que dices “Ahahahaha mira, mira, cuántas cosas he dejado para el último día aparte de esa en menos de un mes”. Es horrible, la vida en sí. Pero bueno. Espero que tarden mucho tiempo en volver a encargarnos tocar quince obras que nunca antes habíamos tocado. Después de todo, como mucho habríamos tenido 10 días para preparar todo. En fin. Da igual. Eran suficientes, con todos los años que tenemos de formación musical.

El caso es que ese día 21 en el que fue la boda, yo ya estaba hasta las narices de esas obras y de tener en la cabeza lo mal que iba a salir. En comparación con mis expectativas no salió tan mal, en serio. Pero eso no quiere decir que tuviera unas expectativas decentes cuya superación implique el hecho de que nos pudiéramos convertir en los nuevos idols del país, sino que tenía unas expectativas tan bajas, tan deplorables, tan… tan execrables, que si hubiera salido así o peor, probablemente nos hubieran quemado en la plaza del pueblo en una cruz al revés.

Hay algo que no entiendo, y fue que el día siguiente, tras haber estado descansando bastante y mirando cosas que hacer, leyendo, y demás (entre lo que se incluye aguantar a gente de la pública), nos encontramos con que a los novios les había encantado y ya casi nos han contratado para la comunión de su hija. Yo hay cosas que no entiendo, pero no voy a negar que me beneficien.

Los dos días siguientes los dedicamos a descansar de ese maldito estrés (aunque realmente fue porque teníamos que quedarnos en Pueblo A a hacer algunas cosas). Yo recuerdo haber estado leyendo y ordenando cosas de uno de mis discos duros. El más pequeño. En fin. También jugué por allí un poco a Pokémon GO y me sorprendió que también hubiera más gente. Es decir… en ese pueblo pequeño de mierda. Más gente jugando a Pokémon GO. Pero… pero de esto de encontrar a dos grupos de personas y que, con certeza, estuvieran jugando.

Cuando volvimos a Ciudad A… yo tenía pensado estudiar para septiembre. Me rendí, sinceramente. Me dije que no habría problema si tenía que volver a hacer esas asignaturas el año que viene. Por… tercera vez. En fin. Que eso me ha costado entrar en el siguiente modelo educativo y perder las que ya tenía aprobadas. Pero imagino que no pasa nada, porque así me lo tomaré con más seriedad, supongo. Es decir… no es que… no venga de una media de 9,1 en 1º de bachiller. Además, esta vez estoy por artes, estoy en mi campo. Por mucho que me quieran poner distinto, sigo estando en tercero de carrera con media de notable.

Un día fuimos a… Pueblo D, a ver su parque. Las grutas, geniales. Como siempre. El sitio abandonado, como siempre. Pero le da un toque genial. Y la última… la última a la mierda. Es decir… eso… eso no puede ser normal. No da buen rollo. No… no quiero hablar de ello. Creo que… nunca llegaré al fondo. No yo, por lo menos. Y… comimos allí y… nos fuimos por la tarde.

El día del primer examen… bueno, que fui por la mañana resultó ser por la tarde. Fui, no aprobé, pero bueno, saqué más nota que otras veces. Aún no sé qué diferencia hubo. Al segundo examen no fui. No tenía ni ganas ni probabilidades de aprobar, así que es como que… pasaba, pero bueno. Ese día comenzó una pequeña serie de días en los que ni salimos de casa, ni nada. Pero trabajamos bastante. Creedme.

Al día siguiente fuimos a fnac a comprar cosas. Cosas de Junji Ito. Últimamente sale mucho. Ahora, que revisen las ediciones y publiquen todos los capítulos que pone el índice… es otra cosa. En fin. No quiero hablar de problemas. Los problemas vienen solos. Son… son… que alguien con mentalidad de sofista se te acerque. Solo tienes que llevar algo de merchan para que la vida deje de sonreírte en ese sentido. No quiero hablar de aquella mierda que nos encontramos. ¿Tantas ganas tiene de socializar gente como esa? No me agrada. Desde luego que no me agrada. Dan ganas de ponerse solo como pijama la ropa con referencias a anime, manga, películas o videojuegos. De verdad.

Que sí, que quizá sea cosa mía y sea yo quien no quiere socializar a menos que tenga preparación de antemano (nótese eventos), pero… en fin. Que ese mismo día nos encontramos con un antiguo terror que ya habíamos dado por eliminado. Un hombre que tocaba la viola que estuvo gastando mucho de nuestro tiempo (como 40 minutos tras las cinco horas de ensayo de orquesta). Creímos que… que él no volvería a aparecer, pero sí, estaba allí. Mierda de vida. Luego se empeoró viendo la cantidad de mierda que puede haber en una cafetería que de primeras parece buena, pero … en fin. No se puede pedir todo. Supongo.

Al siguiente día, matrícula de instituto, mirar horarios, no encontrarlos, pagar cosas, hacer fotos. Veintemil cosas que hacen de tu mañana un estrés porque solo tienes cuatro horas para matricularte, y eso ya contando todas las posibles. Por la tarde hice cosas que hago cada mes. Con constancia. Para que sea fiable. ¿Lo qué? La vida. La vida debe ser fiable, por lo que, sectariamente, debemos hacer cosas con completa igualdad.

No, vale, voy de broma.

El caso es que al siguiente fui al cine con Alpha. Al siguiente hubo que volver a comprobar horarios y cosas de instituto. Al siguiente leímos algo para el proyecto que creo haber mencionado antes (si no, pues tampoco es importante, simplemente tened en cuenta que va a haber un proyecto). Al siguiente (espera, que eso es hoy), casi está todo el día dedicado a la vida dentro de un ordenador (el WoW) y al día siguiente (????!) fuimos (????!?!?!!?) a Pueblo A para, al siguiente a ese, hacer cosas que habían quedado pendientes.

Pasando a hablar de cosas más importantes e interesantes (mis propios proyectos), he descargado Habitica (aunque no sé cuánto hace de ello, pero lo que sí, es que he empezado a usarlo de verdad). No soy capaz de  marcarlo en juegos, así que lo pongo aquí. Porque en serio, me presiona. Siento que hago muchas más cosas desde que lo uso. Por esto de que me acabo proponiendo marcar todo lo que tengo en hábitos y en tareas diarias cada día, y, si da tiempo, hacer algo de los To-Dos. Es… estresante, pero os juro que llena bastante, lo de ver que subes de nivel más y más. Estoy… al 23.

Otro tema más, que estuvo su tiempo en Habitica y ya ha dejado de estarlo por haber sido acabado, es el tema de los links rotos. Es algo que, como algunos sabréis, llevaba mucho tiempo ahí pendiente, o haciéndose de… de poco en poco. Digamos, de 300 en 300 (para los que no sabéis cómo es ese trabajo, 300 es una barbaridad. No malinterpretéis mi ironía). Por fin. Por fin lo llevamos al día. No sé si lo había dicho, pero en parte por caídas…

Esperad. Dejadme cortar el tema un momento. Quiero puntualizar que han pasado esos dos días y estamos a 13. Creo que fue por intentar predecir el futuro, lo de que ya no fuera necesario ir. Que en un caso normal sería como “OH BIEN”, pero esta vez el asunto me beneficiaba (el asunto de ir, digo). Podemos seguir con el tema.

Decía que los links rotos están al día, pero que se habían ido aproximadamente 1.000 porque imageshack decidió que no se podía consumir su magnífico ancho de banda, por lo que perdió su funcionalidad de host de imágenes y sinceramente espero que se estén pudriendo en el infierno por ello. Los otros aproximadamente 500 que se perdieron fueron porque alguien, voluntariamente, decidió eliminar su cuenta, o por lo menos todas las imágenes que tenían que ver con esta web. Es una… agradable decisión, por supuesto. Agradable para cada uno de los miembros útiles de la sociedad.

Sarcásticamente hablando.

Prefiero no seguir. Y mucha gente también lo prefirirá.

Continuemos. Lo siguiente que tengo es Deviantart. Pues… subí dos diseños de Zwoirash y cuatro fotos. Y ya. Estoy muy poco con los diseños. También es verdad que tampoco me quedan tantos para acabar a los personajes principales. Creo que… entre 10 y 15. Casi cuento solo a los narradores, pero bueno. A alguno más que aparece más de la cuenta, también. Tengo otras… creo que dos fotos para subir y también tengo pensado subir algunos dibujos más de los que me acordé hace poco y me di cuenta de que podía subir. Y otros que ya tenía pensado subir desde hace bastante. Espero que el mes que viene pueda contaros más cosas sobre mi vida en Deviantart, porque…

Dejadme hacer publicidad. Esto existe: Recopilaciones de posts. Es útil. Y también lo mantengo una vez a la semana (aunque creo que en la descripción pone que es cada día… algún día me ocuparé, en una de las ediciones, de modificarlo).

Ahora continúo hablándoos de qué tal me va en Wattpad. No me acuerdo ahora de si os hablé de que había empezado una historia (no sé si hace de hecho más de un mes que la e-… no, no, la empecé el 29 de julio, creo que ya os he hablado de ella. El caso es que ya la tengo completamente organizada y he publicado el capítulo 1, así que podéis leerlo. Y pronto espero que también el segundo. (Con pronto hablo de menos de una semana, no de unas horas ni de entre dos y tres meses).

También tengo el borrador de otra historia más que sigue la línea de las letras. Esa empezaré a publicarla probablemente cuando acabe con la A. No sé si os habéis fijado en que la primera historia con la que me puse empezaba por un “0” y esta otra por una “A”. Pues digo que la que tengo en borradores es “B”. Sinceramente, no creo ser capaz de poner correctamente los títulos, porque para mí son la historia 0, la historia A y la historia B. En fin. Que cada uno a lo suyo.

Lo último que tengo antes de Staklin es Zwoirash. He vuelto a ponerme un poco con esa ida de olla. Un poco. Es decir… unas cuantas horas. Digamos que le he echado más de 20. Eso para no escribir ni una palabra más avanzando, solo cinco o seis corrigiendo. Lo que hice con eso, realmente, fue revisar el prólogo y el primer capítulo, hacer los horarios de cada una de las personas que están en una de las… asociaciones que aparecen en el libro. Para que no haya de estos… cómo dice uno… percances que hacen que la gente diga que tu libro está mal hecho. Despistes. Incoherencias. Incongruencias. Nos entendemos. Lo siguiente que tengo pensado hacer antes de seguir son los resúmenes por partes de cada capítulo y un panfleto que aparece mencionado en la primera parte del primer capítulo. Por eso… también espero que el mes que viene pueda deciros que lo he hecho.

Pasemos, pues a Staklin, que viene bien cargada.


  • Anime:

    • Alpha y yo hemos continuado viendo Getbackers. Digamos que hizo un crescendo y luego un piano subito. Con esto me refiero a… todo genial por la saga de MakubeX, pero los dos siguientes capítulos… El último que vimos fue el 27, juraría. A ver si ya lo hemos acabado para el próximo rincón, aunque… bueno, como va a empezar el curso…
    • Por fin, tras cuatro años, he acabado Kishin Houkou Demonbane. Ha sido un suplicio, una de las peores decisiones que tomé a lo largo de mi vida, la de empezar esa cosa. A ver, que voy a reconocer que no es para tanto, pero es que dejar de verlo un día me hizo dejar de verlo cuatro años. Lo que me sorprendió fue seguir acordándome de lo último que había pasado y de lo principal de la trama. Creo que me ha causado un trauma, o algo así.
  • Manga:

    • Leí el manga de The Ring. Lo más difícil de todo fue encontrar el primer tomo, pero bueno. Fue bastante decepcionante. No me gustó ni el estilo de dibujo ni la manera de tratar la trama, por decirlo así. Cuando algo no es oficial, se nota. Pero bueno, tampoco voy a decir que es algo deplorable. Le pondría un 5/10.
    • Leí Green Blood. Me sorprendió en serio. Comenzó siendo algo que me dije “Cómo me va a costar acabar esto…”, pero hacia el final del segundo tomo me di cuenta de que no estaba nada mal. Que no me cae bien Luke al principio, pero… creo que fue Brad y el Luke mayor, quienes fueron tirando de mí para que me fuera interesando la historia.
    • Leí Tsumitsuki. Sinceramente me esperaba por la portada algo bastante distinto a lo que fue. Es decir, me esperaba que tirara bastante más al terror psicológico de lo que tiró. Pero, sinceramente, aunque me sorprendiera para… para “mal”, no me disgustó. Y el estilo de digujo, magnífico. De dos besitos.
    • Leí Itou Junji Kyoufu Manga Collection 16 – Frankenstein. Aunque me costó. Me explico. Casi todo el manga que pongo aquí que leo, lo leo en físico. ¿Qué pasa con la edición física de este manga? Pues que decidieron solo publicar en el tomo la primera historia de las tres. Las otras dos las leí online. Pero he de decir que lo recomiendo. Sobre todo la última historia. La de la mierda. Mereció un tema para ella sola en el post.
    • Empecé a leer Relatos terroríficos I, la versión de ECC Ediciones. A ver si me entiendo con esta manera de publicarlas en España para poder poner las partes de la Kyoufu Collection que estoy leyendo. Supongo que acabaré haciendo una lista en papel para ir poniendo ticks a las historias que leo. Leí por el momento solo las de los hermanos Hikizuri.
  • Libros:

    • Por fin acabo Los perros, de Allan Stratton. Al principio el libro es como… como difícil de tragar. Por el medio no le ves motivación a seguir. Empieza a verse todo tal y como es… es decir, empiezan a aparecer las verdades y cada vez se va haciendo más interesante. Cameron es el único con capacidad de raciocinio por ahí, creo yo. Katherine toda una madre, Ken todo un adulto y el resto, todos unos NPC’s que es un gusto, ¿eh?
  • Películas:

    • Alpha y yo vimos Reflejos, del 2008. Me enteré de que tiene segunda parte. Está pendiente. En cuanto a la primera, bastante bien. Es que entre los efectos y la trama, me quede más para bien que para mal, a diferencia de cuando la había empezado, hace como seis años.
    • También vimos Idiocracia, un día a la hora de comer. Me recordó a la sociedad.
    • Alpha, Siccur y yo vimos Hostel. En mi caso fue reverla, porque ya la había visto poco después de haber salido. Es una de estas películas que ves de pequeño y dices “Qué es esto, no pillo la mitad de las cosas”, por vocabulario y jerga de calle, más que nada, por no salir de casa ni tratar con gente de tu edad. Es más gore que trama.
    • Alpha y yo vimos American Psycho, por recomendación de un cocodrilo. Con esta y con la siguiente juramos no volver a aceptar una recomendación suya. A mí, sinceramente, no me gustó nada. Me pareció entre aburrida y sinsentido.
    • Alpha, Ángel y yo vimos Nunca apagues la luz en el cine, por contrarrecomendación de ese cocodrilo. En serio. Que no, que la película estaba genial y la recomiendo, sinceramente. Muy logrado. Se nota el director, ahí. En serio. También se notan los días del espectador, porque va cada retrasado… Es decir… no noté a gente no retrasada, pero quizá porque la gente que no lo es cierra el pico.
    • Alpha y yo vimos Alguien voló sobre el nido del cuco. Bueno. Bien, vaya. Es decir… Que la tengan en tan alta estima… Bueno, sinceramente para mí como que no, pero… Vale. Lo que me gustó fue el final, pero porque le cogí bastante cariño al jefe. Es decir… lo ves y dices… gran tío. En serio. Gente como él, por favor.
    • Alpha, Arşen y yo vimos No Respires, también en el cine. No sé cómo hacemos para escoger tan bien. Como siempre, la gente es una mierda y te dan ganas de clavarles lo que más tengas a mano en la cara para que, por favor, dejen de emitir sonidos molestos, a veces en forma de grito innecesario, a veces en forma de intento de lenguaje. No sé si somos los únicos a los que… nos cae mejor el ciego que el resto. En fin, la moralidad de cada uno a su manera. Y la influenciabilidad también.
    • Empezando la saga de Ju-On (de nuevo, en mi caso), Alpha y yo vimos 4444444444 to Katsumi. Es un corto. No es precisamente innecesario, pero la primera película tiene algunas referencias a él que no se pillarían en caso de no haberlo visto.
    • Continuamos con Ju-On – The Curse, que hay que reconocer que no está nada mal para su tiempo en cuanto a efectos y maquillaje, a la vez que la trama es digna de Takahashi Shimizu.
    • Seguimos con Ju-On – The Curse 2. Quizá fue un error. Con respecto a la primera, los puntos de vista están en otro orden, falta uno y añaden otro.
    • La siguiente fue Ju-On – The Grudge. Comenzó dando impresión de mejorar, pero tampoco fue tan… tan tanto, por decirlo así.
    • Después fue Ju-On – The Grudge 2. En mi opinión y sin duda, es la mejor de toda la saga, con la primera de todas pisándole los talones.
    • Se me han acabado los sinónimos temporalmente. Ju-On – Kuroi Shoujo no fue muy buena, que digamos. Nos quedamos más con cara de “¿Y cuándo viene algo interesante?”.
    • Ju-On – Shiroi Roujo, en cambio, nos sorprendió para bien. Fue mucho más interesante y… la señora mayor. En serio. Qué. Mal. Rollo.
    • Para dejarnos de quejas por encontrar películas de la saga que no eran tan buenas, empezamos con The Grudge, la primera americana. Que oye, hay que decir que no me extraña que hicieran una segunda parte, porque para ser americana, no estuvo mal.
    • Seguimos, con la sorpresa de ver una versión americana buena con The Grudge 2, que no estuvo mal, pero tampoco bien de todo. Es decir… duele un poco ver cosas tan innecesarias.
    • Llegamos al colmo de lo bajo que puede caer una saga con The Grudge 3. Me gustaría ignorar su existencia.
    • Recientemente también vimos Ju-On – The Beginning of the End, tras una pequeña pausa con la saga. Que sí, que los efectos genial, que el HD, que oh, qué genial. ¿Pero qué manera de masacrar la trama y a la imagen de la familia Saeki? Es decir, es que… los actores… ¿en serio invirtieron bien en ellos? ¿en serio no había nada mínimamente mejor? Porque me presento junto con cinco vagabundos y lo hacemos mejor y por menos dinero.
    • Y hoy, finalmente, vimos Ju-On – The Final Curse. Primera con la que casi me duermo.
  • Videojuegos:

    • Pokémon GO. Pero creo que es normal. Excusaba decir algo de este juego, teniendo en cuenta que vas por la calle y te encuentras a una cantidad bastante grande de gente jugando.
    • Descargué Pokémon Shuffle para Android poco antes de desinstalarlo porque no tenía una buena cantidad de espacio disponible por otros juegos que también ocupan una animalada.
    • Junto con Alpha, me pasé Life is Strange. De Square Enix tenía que ser.  En serio, no me esperaba que fuera tan bueno como fue. Si hasta me dan ganas de volver a pasármelo para escoger otras opciones… y llegar hasta el último capítulo para dejarlo antes del laberinto de recuerdos.
    • Una tarde de no saber qué hacer… mejor dicho, veinte minutos de no saber que hacer, me descargué y jugué a the static speaks my name. Nada mal. Menos por esa duración tan… demo de indie.
    • Jugué un poco a Five Nights at Freddy’s. Descubrí qué es exactamente lo que no me gusta de los juegos de terror. La ansiedad de estar esperando a monstruos y no poder monitorizar todo.
    • Volví a empezar Pokémon Alfa Zafiro junto a Alpha, por el mismo motivo. Porque ya no sabía en qué parte del episodio Delta estaba y me apetecía más volver a empezar con un equipo más decente y mejor entrenado. Voy por el tercer gimnasio, igual que ella (aunque haya puesto cuarto, shhh).
    • Jugué un casi nada a Tomodachi Life para recordar que cuando volví a empezar me había dicho que iba a tener constancia con ese juego y darme cuenta de que no lo he conseguido para nada.
    • He vuelto a la pesadilla. Al depender de un juego para poder alcanzar felicidades inalcanzables. World of Warcraft ha vuelto a mi vida. No por Legion, que voy por privado. He vuelto con el Lich King, para plantearme actualizar a Cataclysm.
    • Cómo no, también toqué de vez el cuando el Project DIVA f y el Project DIVA f2nd, pero es que eso tampoco hace falta mencionarlo. Son juegos que a narices vas a jugar si te gustan. Apetece y punto, de vez en cuando.

Me despido hasta el mes que viene, cuando las clases se hayan apoderado de toda esta productividad que derramo en verano.

Hasta junio.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Ai_Alpha dice:

    t kopias de alfa xdd

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *