El Rincón De Miyuru: Haber si me muero.

Avatar Miyuru

No es que no sepa escribir como una persona decente. Es que es el meme que define perfectamente al mundo en 2016.

*Intro de salsa muy llena de sabrosura*

Hola, amigos del Iou Tube. ¿CÓMO VAN LAS SUSEDEDURAS DEL DÍA DE HOY?

Ejem.

Como muchos ya sabréis y habréis notado, hay cole de nuevo. Maldito cole. Se acabó lo que se daba.
Después del Rincón de agosto/casi septiembre me dio un paiá y no hice nada. Sabía lo que se aproximaba y me entraron la tristura y los ioros en el cuerpo. Vaya, yo podría haber hecho muchas más cosas, pero todo mejora si tienes forma de moverte como lo hice durante junio, julio y agosto. Esta vez permanecí estática en casa, quitando un par de ocasiones que fuimos a pasar la tarde a otro lugar.

Me remonto al día 21 de agosto (a lo que me dicen las notas que he ido escribiendo para acordarme de algo). Dice…dicen mis notas “internet turbio” y que “X se quedó a dormir”.
A ver, es cierto, es cierto. Narices.

Creo que estoy recordando detalles turbios en demasía.
Yo solo sé que buscamos jocosidades un tanto feas en el internet de la gente mayor y mala, y que después me desperté con una niña adolescente en la misma cama que yo tras una noche hablándole de temas filosóficos y sectarios hasta la muerte. Todo el mundo experimenta esta situación por lo menos una vez en la vida, ¿verdad? Claro que suí. Todo legal.
Oye, por lo menos la muchacha ahora está educada en varios temas.

PASEMOS A UN NUEVO DÍA LLENO DE MAGIA Y AMISTÁ. Al día siguiente tan solo me di a la lectura y al chat con hamijos a distancia en lugares tranquilos. Véase: bajo un árbol del campo. Bueno, del 23 solo tengo que destacar que me digné a irme a la cama a las siete de la mañana. O sea, que ya era 24. Pero no pasa nada, porque la vida es bella y agradable y debemos aprovechar. La cosa es que por la mañana, el día 24, hubo una tormenta tan tan fuerte que la escuchaba en sueños. Me dio penita perdérmela. Las tormentas son de los pocos fenómenos más emocionantes que te puede ofrecer la naturalesa en este EXCESIVAMENTE apacible lugar. Se cortó el agua, y ahí fui yo a la fuente del parque a recoger agua con una botella como los de antaño, para así poder lavarnos las manos precariamente y beber un poquito.

El 30 pude dar una vuelta con un ente material. Comimos pocholate y nos encontramos a otros entes muy grasiosos. Entre ellos estaban mis “admiradoras”, que no son otra cosa que un grupito de lolis (que, bueno, soy yo más loli que las niñas, siendo ellas tres o cuatro años más pequeñas) que a veces aparecen y me llaman por la calle, me paran y dan saltitos y…gritan mi nombre desde un balcón. Sinceramente, yo no entiendo a qué viene esto, porque aparecieron un día de la nada. Pero vale. Ya falta muy poco para que se aburran y se olviden de mi existencia. Mejor. (?)

Que también hubo momentos turbios el 30. Cómo te quedas, lo que hace socializar a veces. Mantuve una conversación profunda, mientras me acompañaba a casa, con un antiguo compañero que andaba por ahí . El diálogo fue muy…muy de shounen. Voy a intentar reproducir una parte.

Niño: Claro que guardo odio y rencor. ¿No ves que no puedo afirmar algo así tan alegremente delante de ellos?
Le yo: A mí no me puedes engañar. Es tan gracioso ver como intentas integrarte.
Niño: -algo de lo que no me acuerdo-.

Puede que un día de estos me dé por publicar en Wattpad una historia que empecé a escribir el 31. O puede que no. Lo más seguro es que no, al menos hasta que me sienta cómoda o crea que está mínimamente chachi. Algo haré, nu sé. Empecé, al mismo tiempo, una nueva serie: Stranger Things, se llama. Ha sido muy popular este verano, y con razón, con razón. Mis dieses.

Un tiempo después tuvimos que acompañar a mis familios a la estación de tren, y ya que estábamos en la ciudad aprovechamos para ir al cine a ver una de Woody Allen. Café Society es de lo peor que me ha podido pasar en agosto. Pero estuvo bien que fuera así, ya que el día anterior había ido al oftalmólogo y me habían puesto un colirio que me dejó ciega, pupildilatada y, en consecuencia, aparentemente drogada. Con suerte solo pude escuchar los diálogos de la película. Y poco más, aparte de mi maravilloso paseo en barquita el fin de semana en un pueblo igual de maravilloso. Ah, y no me puedo olvidar de que hubo una de incendios que por poco no ardo yo también. Las terrazas se llenaban de cenizas y no se podía respirar. ¡Mención especial al sol, que estaba de color rojo apocalíptico!

Si en el fondo me gustaba y todo.

¿Sabías que…?
El 80 % de los inmigrantes en Latinoamérica son inmigrantes? ¿Y QUE SON EL 80 %?

A la verga.

Os puedo comentar así, a lo loco, la lista de los colorines. Vi mucho Steven Universe, por ejemplo. La serie más “make it gayer” de dibujos animados “”””””para niños”””””” que tenemos actualmente. Es una delicia audiovisuá. Y así, de dibujos, también os recomiendo Rick and Morty, por las risas. Libros he seguido con los que tenía, pero he empezado uno nuevo que…bueno. Autores japoneses gonna be autores japoneses. Y claro, luego está el tema videojuegos, que me he viciado muchísimo al Bioshock Infinite. Recomiendo, too.
¡Anda, y he visto Black Bullet! *Tararea el maldito opening* *Llora porque se ha acordado de lo precioso que es el ending*.

Blablablá, películas que no logro recordar. Bien, me parece que ya es suficiente por hoy. Lo siento si hay alguna parte poco legible o incoherente, pero hoy el cerebro no me da para más.

Nos volveremos a ver, amiguitos.

Alehop *salta por la ventana*.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *