El Rincón de Miyuru: Ah, que qué

Avatar Miyuru

Hola, me llamo Miyuro y quiero un biberón. Con colacao.

La vida, esa cosa que te hace morir. Contradictorio, ¿verdad? Pues igualito que todos vosotros.

Lo primero que he puesto en la entrada viene a que últimamente me siento muy así. A veces me tratan como a un bebé que no sabe hacer las cosas por sí mismo, lo que hace que solo quiera acurrucarme mientras tomo leche calentita por la depresión. Es un bucle de retroalimentación positivo que terminará por hacer que alcance el potencial biótico de la decadencia. VALE. MIRAD. MIRAD CÓMO LA 100CIA HACE LITERATURA TAMBIÉN.

Aunque eso eran cálculos que aparecen en el bachillerato de sociales antes que el médico.

Vamos a ponernos con el tema. Resulta que, como cada día 20, tengo que entrar por la puerta, saludar, contar tres cosas de mi vida en PowerPoint y largarme con una cara de mierda; es decir, que tengo el deber de hacer la de la profesora del sistema educativo español. Buscaré una manera de convertir esto en algo más llamativo para vosotros, de verdad. A mí me gusta hacer las cosas bien hasta que me hacen la existencia tan pesada que pierdo las ganas de ilusionarme y de trabajar. Yo creo que estas cosas son las que convierten a la gente con decencia en los peores en X tema en muchos casos.

Bueno, bueno, que me voy por las ramas. Hoy me he tomado el día más libre que cualquier otro día que vaya a tomarme libre en el futuro. Hay gente que utiliza el sábado y el domingo para hacer los deberes, y yo, buena de mí, lo uso para relajarme en el sofá de casa. Pero esta vez es muy merecido, de verdad, os lo prometo. Me he pasado tres días prácticamente sin dormir Y NO por estar usando el móvil o una mierda de esas, sino por trabajo. Joder.

Al menos yo me esfuerzo por ser alguien, no como otros, que son conscientes de su propia inutilidad  y no hacen nada para mejorarlo salvo fastidiar a los que están cerca.
También ocurre que soy un poco suicida. Yo decidí hacer ese examen. Ayer me fui a la aventura, pero ya veremos cómo acaba. Ya veremos.
Os explico. Esto ha ocurrido por tener una buena suerte de la hostia, señores.
Estaba yo, tranquila y feliz volviendo del cole, cuando mi administradora de vida voluntariamente y sin sueldo decide darme la noticia de que le han llamado de un conservatorio. ¿Por qué? Porque alguien se había ido y había dejado una plaza. Plaza que había solicitado en verano y que fue denegada porque no quedaba ya sitio cuando la pedí. ¿Problema? Tenía que hacer una prueba de acceso. No por otra cosa que ese sitio en concreto lo tienen muy vigilado para que terminen cerrándolo pronto. Si no, yo no hubiese tenido que hacer ninguna prueba.

La noticia llegó a mí el lunes. Dijeron que era conveniente hacer la prueba lo antes posible para evitar que después, la hiciese o no, los señores del ayuntamiento se negaran rotundamente a admitir alumnos nuevos. Que el examen era el viernes. Tres obras, armonía, coro, acompañamiento y repentización. Las obras pues… a obra por día, o más bien por noche. Aunque fueran las tres principales del último curso que hice, el tema estaba muy complicado, muy mucho.

PUTA SONATA.

Bueno, que llegué, hice el examen y me dijeron algo como: “pues te han cundido bien los tres días”. Yo no sé si eso es que me aprueban o qué cojoncios, pero vale. El lunes ya lo sabré.

Creo recordar que había contado una mentira de que estaba trabajando para una cosa del instituto, pero nop. Era bromita, chicos. A que soy traviesa (?) (E imbécil).

Pasemos a otra cosa, mariposa. No me puedo quejar de que este  haya sido un mes repetitivo y aburrido, para nada. He pasado penurias, he estado con mis amigos y me he muerto de estrés. Yo creo que esto mola mucho.
Que por cierto, Sehir y Alpha me regalaron una libreta cuando estuve con ellos. Es la libreta Chifuukú y será customizada como tal. El tiempo que estuvimos juntos lo pasamos haciendo cosas, pero siempre pueden ser más. No sé, muchas más. Que no sea estar cada uno en una esquina y un niñato mirando constantemente el maldito móvil.
*Respira hondo* A veces me cabreo hasta con las paredes. No sirvo para tener amigos durante mucho tiempo.
Y cuando hablo de penurias me refiero a detalles incómodos con los  que la gente del mundo del arcoíris rosa y feliz se llevaría las manos a la cabeza y gesticularía emitiendo sonidos extraños. Panda de pussys.

Hace casi un mes me llegó a casa una chaqueta de Shingeki no Kyojin. La cosa es que ha tenido más éxito del que me esperaba. Han sido unas cuantas personas ya las que me han parado para hacer algún tipo de comentario. Un niño se me acercó a preguntarme que dónde la compré, un par de niñas me asaltaron en el baño del instituto, otro soltó una exclamación en el súper cuando pasé por delante de él y otro me dice varias veces a la semana que le gusta mucho. Pero hablar de esto me hace recordar que no me he cambiado de ropa en dos sem… no, miento. Llevé la misma ropa durante una semana entera, y a la siguiente también, pero distinta a la de la semana anterior. No entiendo a la gente que tiene ganas escoger cuidadosamente su ropa y de cepillarse el pelo por las mañanas. O más bien no entiendo de dónde sacan esas ganas de vivir tanto como para hacer un movimiento de más innecesariamente a esas horas.

Bien, eeh… tengo apuntado varias veces en las notas que “recreo con meretrices”. Yo creo que las cosas más interesantes que puedo contar no deben ser publicadas en internet. El resto es pura mierda repetitiva. Puedo decir que una profesora se interesó por mi estado anímico en una clase. La verdad es que ya se está volviendo un poco pesada con eso de que no quiere que me siente yo sola. Los demás profesores como que no me dicen nada porque me siento atrás de todo y no me pueden ver observando a los gatos por la ventana, y eso está bien. Si alguien no quiere participar, mientras no moleste al resto del grupo y cumpla con sus tareas, me parece razonable que se le respete. Digo yo.

No sé, creo que mi actitud es la respuesta adecuada a la de los profesores. Tampoco se esfuerzan por hacer la vida de todos más bonita. Que no se dan cuenta de que en el campo de concentración no estamos solo retenidos nosotros, también ellos. Aunque seguramente eso lo arreglen solo entre ellos cuando se meten dentro de la sala de profesores y ya está. Qué interesante es todo.

No tengo muchas ganas de hablar de las cosas que te instruyen. He escrito dos historias en Wattpad, una de ellas antes en la libreta Chifuu; he dibujado y… poco más. He visto pelis y leído libros y un manga. Bueno, cosas. Yo creo que ya llega. Ahora mismo se me están llenando las venas con demasiada sangre. Más de la cantidad normal. Buenas tardes :DD/

AIÓS.

 

 

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Ai_Alpha dice:

    MIYURU ME HAS DADO LA ALEGRÍA DEL SIGLO CON LO DEL CONSERVATORIO. ¡ESA ES MI NIÑA! ::le revuelve el pelo::

  2. Pues yo había publicado un comentario.
    Que viene siendo que me alegro de la prueba en el conservatorio y que quiero leer tus historias y ver tus dibujos.
    Miyuro no te libras. Miyuro. No te libras de que los vaya a ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *