El Rincón de Miyuru: Jelou, diars

HOY ES DÍA VEEEINTEEYYMAÑANAESNAVIDÁ.

Ya me gustaría.

Estoy empezando el post justo el día 20. Esto quiere decir que son las doce y algo de la noche. Lo hago ahora porque mañana ya verás tú que no voy a poder. ¿Sabéis que estamos haciendo una animación? Ah, sí.  Ya lo habíamos comentado varias veces. Deberíais escuchar esto por lo menos, os gustará.

 

Es encantador. 😀

 

Bakabakabakabakabakabakabakabakabakabakabaka ~~~~~~  SHITA SHITA SHITA SHITA.

 

El caso es que hoy, HOY, me he propuesto contar más de dos mil cosas sobre la Bidah. Que sea domingo noche y me sienta sola al borde del abismo no tiene nada que ver con que me apetezca hablar o contar mi vida. Qué va. Ni tampoco el examen de historia del martes de 64 páginas que no empecé a estudiar. No, no, no.
Otra cosa que me he propuesto ha sido tomarme las cosas con mejor actitud, pase lo que pase. Vaya bien o vaya mal. A ver cuánto me dura.
*Mira el reloj de muñeca un ratete*
Ya veremos.

No es humano este sufrimiento.

Al menos mi vida social ha ido en aumento. Estoy recuperando el contacto con gente con la que no hablo desde hace algún tiempo. Del mismo modo, he mantenido conversaciones profundas con profesores (que menuda alegría me dieron, joder. Menos mal. Del conservatorio tenían que ser), he salido a la calle con gente…
No sé, me da la impresión de que estoy mejorando un poco. Vamos despacio, pero vamos.

Jopé, tengo sueño, pero también tengo que seguir aquí e intentar estudiar un poco… *procrastina en el ordenador haciendo  scrolling*

MALDITO SCROLLING. VAS A DEJARME CON MENOS FUTURO DEL QUE YA TENGO *tira el ratón por la ventana*
*Va por detrás*

¿No os ocurren cosas místicas de vez en cuando? A mí esta semana me ha pasado algo así. Puede ser una casualidad, pero… bastante tela tuvo, igualmente. Entre el lunes y el martes empecé a pensar en una persona en concreto de la que no sabía nada desde hacía más de un año. Una conocida mía, ¿no? Pues no va y justo después de tanto tiempo sin saber nada la una de la otra, comienzo a pensar en ella y decide hablarme por mensaje para quedar conmigo. Qué. (. W .) ¿Y justamente cuando estaba recordando cosas que he hecho contigo? No way, parece que lo hizo a propósito. ¿Y si puede leerme la mente?

Quiero a mi científico personal aquí explicando.

Este tipo de casualidades ya me tienen ocurrido bastantes veces. Como encontrar una canción perdida por ahí, alejada de la mano de Dios, que no conoce ni su tía, que me guste y la lleve muchos días en la cabeza y que poco después la pongan en la radio. Nada raro, qué va.  Como si dijeran “toma, para ti, que sabemos que llevas varios días tarareando mentalmente esta canción”. ESPERA, QUÉ. ¿Es que se dedican a revisar el historial de lo que buscamos las cadenas de radio? Hombre, dicho así supongo que sí, por aquello de las audiencias, pero se rigen por resultados más genéricos, no por la canción de hace tres mil vidas que no se escucha en ningún lugar y que a mí casualmente me ha dado por recordar. En fin. Misticismos.

En mi vida, muchas y variadas circunstancias me llevaron a finalmente sacar la conclusión de que si estás pensando en algo en concreto mucho, eso es porque va a terminar pasando. O… o que si tú quieres que pase.  Como aquella vez en la que me encontré a un conocido en una tienda de otra ciudad y justo antes estaba pensando  que sentía que esa persona aparecería por ahí, nosesabeporloquéolocualo, pero que ocurriría. Creo que tenía ganas de ver a ese conocido por allí, o algo así. No sé. Fue bastante chocante.

Puedo decir que llevo una semana. UNA SEMANA ENTERA bastante feliz. La verdad es que sí, joder. Me he sentido muy rara al ser así, pero coño. Qué bonito. Voy a intentar que todo lo que me quede de curso siga de la misma manera. Ahora ya vienen en nada las vacaciones de la Saint Week y estoy entusiasmada. Es verdad que el cambio de estación siempre me revoluciona la vida entera para mal, pero es que este sol, este sol tan brillante  y agradable, señores, es como para no entrar en casa y correr desnudo por el campo entre las flores. Desearía no tener que pasar la mayor parte del tiempo en el centro de reclutamiento para menores.

Desde el último rincón las cosas que he hecho han sido una secuencia de sucesos repetitivos. Aquí van unas cuantas desordenadas para que os hagáis una idea: exámenes mal hechos, clases horribles y más largas que la historia de la humanidad, marginarme en una esquina, seguir haciendo la rutina de clase por las mañanas, olvidarme de las cosas, ser espía a tiempo parcial y sin cobrar, cocinar, soñar despierta, escuchar música, bailar como un zombie, más clases, llorar x la bida, romper libretas, hablar, callar, marginarme, oír (que no escuchar), asentir, evadir, evitar, no mantener la mirada, masticar, esperar el bus, correr hacia el bus, hablar, ducharme, mirar el cielo estrellado desde la terraza, dejar que se me seque el pelo al sol, asarme de calor, sudar, agobiarme, sonreír, aburrirme, preocuparme, preocuparme más, preocuparme tanto al nivel de ser habilidad intrínseca, ser improductiva, imaginarme que no lo soy, más soñar despierta, sonreír al soñar despierta, evitar que me vean reír sola, mirar mal, morderme las uñas, morderme las uñas, morderme las uñas, morderme las uñas, prometer que no voy a morderme más las uñas, intentar no morderme las uñas, pensar en positivo, morderme las uñas, cagarme en todo, mirar por la ventana, escuchar a los pajaritos, escoger ropa, preparar el desayuno, lavar los platos, tender la ropa, poner la mesa, limpiar la mesa, dormir, dibujar, esperar a la comida, ofrecerme a hacer yo de una maldita vez la comida, comprar unos nuevos rotuladores, cagarla al usar los rotuladores, dibujar, pasear, gritar, discutir, comprar fotocopias, vaguear, procrastinar, mirar vídeos, ensayar, hartarme, fingir estar enferma para no ir a clase, ir al médico  y realizar la fotosíntesis.

Es una vida emocionante. OH, hay una canción que me recuerda a esto. Me identifico bastante con la Rapunzel más moderna de Disney, la de “Enredados”. Recuerdo haber ido a verla con mi madre hace unos cuantos años. Al terminar la película decidí no cortarme más el pelo y dejármelo como ella. Al final conseguí que me llegara hasta por algo más de por debajo de la espalda, cuando cumplí los 15 años. Eran buenos tiempos de pelos voluminosos.

Esta es la canción.

 

A día de hoy no entiendo por qué esa tía me recuerda tanto a mí. Supongo que por esa manera tan aleatoria de ponerse a hacer cosas distintas. O por ese aquel que le da un aire torpe. (?)

Papel maché, ballet y algo de ajedrez~~

HALA, ESTA ES MEJOR. Muy aplicable en el mundo moderno de los pollitos inútiles de la sobreprotección.

 

QUE LA DEJES VIVIR, HOSTIA.

*Mata a la señora de un martillazo en la sien y la quema*

Estoy llenando el rincón con canciones Disney. Bueno. Mejor que con drogas es.
Pero pobre Rapunzel. ¿Nos da pena verla encerrada en su castillito?

  • Sí, he leído libros y visto películas y anime, pero no jugado a videojuegos ni leído manga. Fin de la… ¿staklin?

Pues eso, y tal y tal. Tararal. Tal. Pascual.

Hoy no ha sido un buen día.
Me trago mis palabras de tomarme las cosas bien. Ya se pasó el efecto ese que pretendía tener ahí para animarme.
El tema es que hoy ni he podido levantarme para ir a clase. Me superaba.
Menos mal que me han justificado las faltas.
Me quedé en la cama y al final he dormido unas nueve horas en total con las de la noche.
A estas alturas todavía  no tengo claro qué quiero hacer con mi vida. Pues vale, genial. Pero bueno, eso no es para discutir aquí.
Si alguien me viera la cara ahora saldría corriendo.

La gente no… la gente no entiende lo que es un problema diferente a una dolencia física, ¿cierto? Es una clara idea de lo que es la forma de pensar tan cortita de tantísimas personas. Es básicamente la principal causa de que en el mundo todo sean malentendidos que perturban el trascurso de la historia. Como no se lo digas claro claro y se lo des desmenuzado, olvídate que aunque hayas utilizado el mayor tono de sarcasmo posible, ellos mirarán al vacío, sonreirán y se comerán un moco. Como no te estés desangrando en el suelo con una daga atravesándote las tripas, entonces todo está bien. Todo el mundo va correctamente y no pasa nada malo. Claro que no. Los ojos y los sentidos los tenemos para meterlos por el culo.

La gente, LA GENTE.

No estoy para escribir mucho ahora mismo. Intuyo que se me puede notar.

Pero dije que iba a llegar como mínimo a las dos mil palabras, y pienso hacerlo.
Tenía una noticia por ahí perdida que quería publicar… no sé si hacerlo después de terminar este rincón y después seguir con mis trabajos. Le echaré un ojo y ya veré si me va a llevar mucho o no.
Oh, he sacado un siete en análisis. La cuestión es CÓMO. No tenía ni idea de qué hacer. La verdad es que esta era yo en el examen.

Yo lo rellené con cosas inventadas y ahí fue pa’lante. Como en el global mates, solo que los numerinchos no te permiten salir adelante con la originalidad. OH VAYA VAYA VAAAAAYA. EL SIGLO TUENIUÁN.
Tampoco es que el criterio del profesor para corregir sea de lo más exigente ni mucho menos. Por eso se puede ir a su examen sin estudiar, pienso. Tal vez me equivoque.

En realidad esa imagen me serviría para un montón de cosas hechas por mí en el ámbito académico. Bueno, y no tan académico.

Irse por peteneras. Peteneras. Peten. Pico. Petirrojos. Pájaro. Aves. Ave. Ave César. Ensalada césar. McDonalds.
Tengo hambre.
Irse por peteneras -> McDonalds. Cuando te vas por peteneras en tu vida terminas en el eme ce donaldo alimentándote  mal. Buenó. Pues claro, todo está relacionado. Eso es lo que me quería decir el mundo: ¡cuidado! Gracias por el advice.

Me gustaría hablar sobre esa sensación parecida a haber sufrido la extirpación de una parte del cuerpo. Te cuesta caminar, moverte en general. La cara pierde color y parece que estás delgado, como si uno hubiera tenido fiebre. Solo puedes tener la misma expresión todo el tiempo, por lo tanto no sonríes. La barbilla y la boca tienen la misma posición, como levantadas apuntando hacia un mismo lugar. Los ojos aparentan tener una expresión serena, pero es más parecido una mirada de cansancio que de tranquilidad. ¿De insensibilidad? Algo así. Las ojeras se acentúan, y no precisamente por no haber dormido. Lo más asqueroso se concentra en el estómago, que tiende a andar un poco revuelto.  Necesitas lavarte los dientes mucho porque en la boca se acumula una especie de residuo que… ¿cómo lo explico? Cuando uno está muy enfermo, de esto de tener casi 39 de fiebre y que en la boca se origina un nuevo ecosistema entre la humedad, las medicinas y lo cálido que está uno. Vamos a llamarlo aliento febril. Va, que lo que más te puede apetecer es soltar la bilis por la boca, porque en el estómago no tienes nada. Cómo vas a comer estando así. En resumen, que si te pinchan no echas gota. Pues así es como se siente mi perro Pantuflas cuando no le doy sus caricias en la barriguita.

P.D.: No tengo perro.

Si soy incapaz de perder el sentido del humor, a pesar de todo. >:D
Espero y a la vez no espero que alguno de los lectores pueda reconocer ese malestar.

A CASCARLA, MIS VALIENTES. PAZ~

*Es llevada por el ángel Gabriel*
*Music plays*

 

(Hostiá, cada vez se me va más la olla).

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. szephyr dice:

    El rincón que se presenta para comentar es de carácter crítico y humorístico. Se pueden diferenciar dos partes: la primera desde el inicio hasta la Staklin y la segunda a partir de ahí, haciendo una breve reexposición en carácter que recuerda al primer estado de ánimo. El cambio es brusco y el enlace reside en una simple frase. La redacción y la expresión están cuidadas, aunque se observan palabras inexistentes que pueden ser consideradas un recurso para demostrar que sí que se te esta yendo la olla, Miyuru, joder. Aquí va a haber que volver a contratar a alguien para tratar cabezas.

  2. Miyuru Mujzait dice:

    A VER SI SÍ. A VER SI SÍ. Joder.
    Bueno comentario. No vas a septiembre. Aprobado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *