El Rincón de Alpha: Esta vez es un diario

Esta es mi idea del mes.

Para evitar la desgana vital del anterior rincón, y poder hacer algo en condiciones, voy a hacer un poco de la entrada los días que me apetezca, y así lo voy haciendo poco a poco y de forma segura.

Jueves, 9 de marzo

Hoy es el día triste que mencioné en mi anterior rincón. Global de historia. La muerte me espera. Aún por encima, sigo enferma, con lo cual la desgana es inversamente proporcional a mis posibilidades de hacerlo bien en el examen. No sé cómo irá, porque muchas veces digo esto y acabo escribiendo seis carillas (pero eso en historia de la música, que viene un ángel al examen a tocarme la cabeza y darme inspiración).

Lo importante es que ayer acabé un anime que ahora está en mi lista de favoritos. Pero no de favoritos, de favoritos y ya está. De favoritos de favoritos de verdad de la buena. Ansatsu Kyoushitsu. Recomendado al 500%. En serio, es demasiado hermoso y maravilloso.

Bueno, voy a intentar estudiar, que entre que yo escribo esto y Sehir pasma mirando al infinito y frotándose la cara, no vamos a tener para comer en unos años.

(ni igualmente, que pa eso somos músicos xd)

Viernes, 10 de marzo

He dormido como dos horas y algo. No puedo con mi vida.

Escribo esto ya por la noche. Hoy ha sido un día largo, pero bastante productivo. Quedamos con Xehan y Kyu por la tarde,  me encontré a Ytschaej, mi profesor de inglés del año pasado. Tan majo como siempre ‘^’. Si seguíais mis rincones desde antes, ya habréis visto alguna que otra frase suya.

Después de ver Ansatsu, esto son verdaderos feels. DE LOS QUE LLEGAN HONDO.

Domingo, 12 de marzo

Estos días están siendo de fiestuki por mi casa. Comidas familiares y demás.

Ayer no escribí. La verdad es que se me pasó por completo, básicamente porque la mitad del día estuvo empleada en la comida (que acabó como a las siete de la tarde) y en la cena (que acabó a las dos). Pero siempre es entretenido en mi familia, así que nax.

Estos días me reencontré por primera vez desde hace doce años con un tío que se había distanciado de la familia. Digo un tío porque aparte de ser un tío, pues es mi tío. Y es bastante enrollado, y suelta chistes demasiado ingeniosos para la vida. Sobre todo si son referencias a una conversación de una hora antes. Os contaría, pero sé que pierde toda la gracia si no se ve en directo y si no se experimenta en el tiempo.

Ayer, además, fue un día bonito porque apenas me dediqué a trabajar para el instituto, sino que estuve trabajando más bien para mí. Mi gusta completar tareas diarias y que aún sobre tiempo del día.

El capo quiere más a Sehir que a mí. Se puso a mirar todos sus dibujos diciendo cosas como “Tú y yo tenemos que hablar”, y casi lo mira a él cuando habla con nosotros.

El capo es mi abuela.

También me encontré a mi madre, a la que le traía el tercer libro de una trilogía que le dije que leyera, leyendo un libro cualquiera que me cogió de la estantería porque si no se aburría. Es gracioso que hace tres meses decía que lo intentaría, que ella nunca había sido mucho de leer y que tampoco le gustaba.

Estoy orgullosa de mi pequeña. 🙂 Dentro de poco le pasaré anime, que ya me había dicho que le interesaba Magi.

Mi perro come empanada de fiambre cuando siente que está partiéndose el culo con un espíritu.

Martes, 14 de marzo

Buenas. Ahora parece que hay entrada cada dos días.

Estoy aprovechando este momento en el que Sehir está en la puerta haciendo chanchullos con señores sospechosos.

HOY ME HE ENTERADO DE QUE SOLO QUEDAN 37 DÍAS LECTIVOS DE CURSO. Soy tan feliz. Cuento los días, ya desde hace. Pronto seré libre, por primera vez desde que tenía dos años.

Mañana tengo audición de violín. Es todo muy especial porque solo pude citarme hoy con el pianista acompañante, y resultó que estaba en audición. Así que nada, estuve media hora en su aula ensayando yo sola. Ya veremos mañana qué tal. :’)

Y hoy hemos sido muy responsables porque hemos ido a todas las clases. No faltamos ni a las dos primeras. Por dios, esta responsabilidad sí que es de la buena. A ver cuánto tardamos en volver a quedarnos dormidos.

O EN VOLVER A ENFERMAR PORQUE DE VERDAD. Todos los inicios de las clases acabo enferma, menos el primero, en septiembre. Supongo que por ignorancia. Pero es que es horroroso. Cada vuelta de vacaciones o cada comienzo de evaluación me enfermo. Y ya estuve toda la primera semana de la tercera enferma, mejorando eso poniéndome mala ayer a penúltima hora del estómago. Si es que es genial.

Ninguno de los dos profesores de historia han corregido los exámenes. El de historia de la música se excusó con que habíamos escrito demasiado en este examen.

ELLOS SE LO BUSCAN >:D

Para eso existe el límite de carillas. Yo en este examen sí que es verdad que escribí seis. Pobre hombre, con diecisiete alumnos más.

Y toca hacer trabajos en grupo tanto en Artes Escénicas como en Inglés. Por dios, pero qué tortura. Nunca me gusta depender de más gente, sobre todo por no poder tener control sobre todo lo que se hace, y tener por lo menos la seguridad personal de que todo va bien. Nu me gusta. ‘^’

Hoy, además, nos libramos de tener que decir que no teníamos listos los trabajos de diseño (que eran para el día 2, pero como estuvimos malitos pues nada) porque el profesor vino por la mañana pero no por la tarde, que era cuando teníamos. Por esta misma razón, después de ducharme, me pondré a hacer los trabajos. Y luego haré algo para armonía, que el instituto me está haciendo sufrir en la única “teórica” que tengo en el conservatorio. Y eso no puede ser. Mi media de 10 peligra.

(En realidad ya sé que este año no va a ser posible, pero bueno.)

Pues eso, que lo dejo por hoy. Y ya contaré mañana o pasado qué tal me fue en la audición.

Joder, sois unos privilegiados. Podéis saber cómo me fue solo con seguir leyendo, mientras que yo aún tengo que esperar un día entero. Os odio.

Miércoles, 15 de marzo

Pues ahora no os lo digo.

Va, es broma. La verdad es que no estuvo mal. Me salió la obra desafinada en general, pero bueno, por lo menos salió. Además, no estuvo mal para ser la segunda vez que tocaba con el pianista acompañante (menos mal que ya se la había tenido que estudiar para otro antes).

El caso es que no fue para tanto. Al acabar mi profesor me preguntó si querría tocar en el concierto del departamento, pero aún puedo pensarlo hasta el lunes. Y no sé yo, la verdad. Pero bueno, ya traeré novedades (si me acuerdo, y si os interesa preguntáis, que para eso están los comentarios, que no va a salirse una letra del abecedario a morderos el cuello).

Pues hoy no fui al instituto. Demasiado estrés. Me quedé recuperando sueño, haciendo deberes de armonía y ensayando para la audición. Por esa misma razón, hoy fue un día bonito, feliz y con sensación de verano.

Y tengo examen de armonía la semana que viene. Dos puntos ese. Yo intentaré estudiar. Es examen partido, por lo que una parte la haremos el lunes y otra el miércoles.

Lo gracioso es que el martes hay examen de Fundamentos. Pero bueno, de ese no me preocupa la nota, la verdad.

ARMONÍA SÍ QUE ME PREOCUPA.

Lo bonito es que no me tengo que preocupar por Historia de la Música porque la convalidé con la del instituto, porque la estoy cursando este año. Qué maravilla, por favor. Solo tengo que hacer un año (y esto no me preocupa porque se vuelve a dar la materia completa en superior) y con este profesor que nos tocó es más fácil sacar una buena nota que una mala. Tú escribes ahí del tema, aunque solo vaya leído, y ya lo tienes. Pero también es que es muy bueno. Y se le nota en la cara.

Bien, si me disculpáis, me voy a ver si acabo el trabajo de Diseño de una vez por todas. Porque es que ya van 14 días de retraso en la entrega (pero con justificación, que estuvimos malitos).

Jueves, 16 de marzo

Hoy no fui a clase a primera. Ni a tercera. Ni a cuarta. Pero al resto sí.

Fuimos a segunda hora básicamente para poder entregar los trabajos que estuvimos haciendo hasta las cuatro de la mañana. Y tal. Por lo menos no nos dijo nada por estar entregándolo tarde. De hecho, lo único que nos comentó es que le gustaban, así que nada.

Me encontraba mal del estómago (como dije ya, creo, como siempre que intento volver al instituto después de haber estado unos días sin ir), así que en el primer recreo decidimos ir a una cafetería y quedarnos allí. Yo tomé una manzanilla. No me gustan, pero es lo que hay. 🙁

Tampoco me gusta el fútbol y tengo que aguantarlo en la tele de la cafetería en la que estoy ahora mismo. Qué remedio.

Vengo de orquesta. Al principio creía que me iba a dormir muy fuerte, porque nos quedamos media hora dormidos en el sofá después de comer. Lo que tiene perder aún más horas de sueño de las que nos podemos permitir. Pero no, solo es necesario tocar Falla para que se te pase. Sí o sí.

Luego iré a piano complementario a pasmar o a perder la paciencia, depende del día. Mucho más no tengo que contar hoy la verdad. Tengo por delante otro trabajo de diseño, deberes de Fundamentos del Arte, puede que un comentario de castellano (aún tengo que decidir si hacerlo o no) y más deberes de Análisis Musical.

Y ESTUDIAR ARMONÍA D:

Domingo, 19 de marzo

Llevo días sin escribir.

Lo peor es que me di cuenta ahora. Si es que no me apunto algo en la agenda y ya es como si no existiera.

De todas formas, tampoco tengo mucho que contar. El viernes Sehir y yo salimos y fuimos a ver una representación de danza de una versión… algo modificada… de La Flauta Mágica, de Mozart. No estuvo nada mal, la verdad. Pero me decepcionó que no cantaran en directo, porque me esperaba que sí fuera así. :'( El caso es que luego fuimos a cenar y un buen rato después ya nos volvimos a casa a ser felices porque era viernes por la noche.

El sábado por la tarde fuimos también a una cafetería que nos gusta mucho. Es muy agradable estar ahí, y es un buen sitio para trabajar mientras te dan café y cacahuetes como si fueras un elefante. Pero no lo digo por mal, me gustan los frutos secos. Más que las chuches que dan ahí.

Que hablando de eso, no entiendo eso de que por pedir un café te traigan chuches y por pedir un zumo te traigan frutos secos. ¿Es algún tipo de estrategia eso de llevar algún tipo de cosilla completamente opuesta al sabor de lo que pides? Sehir me comentó el viernes en la cafetería en la que estuvimos esperando a la obra que te dan una chocolatina para el aliento, pero no sé si será por la misma razón. A mí no me entran chuches con el café, la verdad. Y no entendería lo de los frutos secos, porque tendrían el efecto contrario al dicho. Es que no entiendo. NO ENTIENDO.

Bueno. El caso es que estuvimos hablando mux mux, aparte de revisar algunas cosillas de por ahí y hacer deberes de armonía en mi caso y acabar el dibujo de V en el suyo. Ya no puede ser imaginado como una V gigante con patas. Aunque la verdad es que tampoco me lo imaginaba del todo así.

Debo de ser de Sehir.

El caso es que trabajamos y todo eso. Y esta mañana me dediqué más al instituto que a otra cosa. Hice un trabajo de diseño y una redacción de inglés. Parece increíble, pero tiene que ver con que es el primer trabajo de diseño que resulta ser un trabajo escrito por completo.

Y bueno, hace nada fue la reunión de hoy de Chifuukoe. Hablamos sobre el proyecto este que está comentado por alguna parte, y la verdad es que lo veo muchísimo mejor que antes. Es lo que tiene el decidir una parte vital del proyecto por completo y que te convenza demasiado. A ver si llegan pronto las vacaciones y podemos avanzar con esto de verdad. Tengo ganas, la verdad.

Ah, en cuanto a lo del concierto del departamento. Estamos a domingo por la noche y estoy dispuesta a negarme a participar, tras haber escuchado cuatro veces mi audición y cuatro opiniones distintas. Supongo que esto seguirá siendo así hasta mañana. Escucharé también la opinión de mi profesor, no me afectará en absoluto y todo esto seguirá igual. A ver si mañana me acuerdo de tratar el tema para confirmarlo.

(Leyendo el final del párrafo anterior atentamente, parece como que me estoy autoconvenciendo de no cambiar de opinión con nada que me diga mi profesor.)

*se pone corchos en las orejas*

Lunes, 20 de marzo

Ya fue lunes. Ese día horrible en el que el ciclo del estrés vuelve a empezar con todo su esplendor.  Nos despertamos tarde. Mmmmmbastante tarde. Pero fui a tres clases de cinco. SE HACE LO QUE SE PUEDE.

Hoy compré una barbada nueva. Es muy bonita, y según mi profesor fue bastante más barata de lo que debería. Lo importante es que se me adapta bien, aunque aún tengo que seguir mirando. Aparte, me preguntó por lo de la audición, y sí que ya esperaba que le dijera que no. Se nota que no estoy muy cómoda tocando para un público. Es una de las cosillas delicadas de dedicarte a las artes escénicas, vaya. Que hay que acostumbrarse.

El examen de armonía me salió como una mierda pinchada en una séptima de sensible.

Y ahora pues nada, estoy aquí, escribiendo esto después de cenar.

Dejadme, no quiero. Malditos lunes.

Martes, 21 de marzo

YA VUELVO A ESTAR RESFRIADA. Que me nieguen que es culpa del instituto…

Hoy fui a (casi) todas las clases. Solo falté a última de la mañana porque no aguantaba ya con la vida. Y es que aún por encima clases por la tarde también. Lo que nos faltaba ya. ¿No es mejor no tener una asignatura inútil de dos horas por semana, como es la que se tienen que sacar de la manga los centros, y quitar esta molestia?

Pero no, hay ganas de joder y las hay y punto.

La verdad es que no fue más barata de lo que debería, la barbada. Pero oye, guay, porque me va de puta madre.

Hoy es un día muy ocupado. Muy mucho. Es mágico, porque miras en la agenda lo que hay y no parece gran cosa, pero luego piensas en lo que hay que hacer y… y…

Y es que normal que escribiera mi anterior rincón de esa manera. Empieza el curso y ni tengo ganas ni nada que contar. Quizá porque me paso (concretamente hoy) ocho horas en un sitio del que acabo no sacando nada más que enfermedades causadas por estrés.

Jueves, 23 de marzo

Mientras hago un podcast para Análisis, una tarea que requiere mucha de mi atención y que no me quita nada de tiempo, procedo a contaros cómo me fue estos dos días.

Ayer no escribí. Tenía intención de hacerlo, pero al final se me hizo tarde y ni me acordé de hacerlo. Por la mañana fui al instituto y falté a las dos primeras básicamente porque había un examen optativo de Fundamentos a primera y clase de inglés a segunda. Y no me apeteció perder el tiempo, aunque me despertase para esta segunda clase.

El resto del día pasó leeeeeento. A las 16:00 tuve la segunda parte del examen de armonía. A mí hay algo que me llama mucho la atención. El examen del lunes era el “fácil”, y el del miércoles el “difícil”. Pues el primero me salió de pena y el segundo sin problemas. Yo no entiendo.

Tengo miedo de repetirme demasiado, porque no sé ya si lo dije muchas veces aquí o si fue más por el grupo de conspiraciones, pero es que es empezar la semana en el instituto. Es dormir dos horas teniendo pesadillas y el resto del tiempo apenas poder hacerlo, para luego tener que estar más horas de las que he dormido sentada en una silla sin aparentemente hacer nada más que atender a una persona que no sabe enseñar intentar explicar cosas que no me interesan.

MAÑANA YA ES VIERNES.

El caso es que moví la clase de piano complementario para el miércoles para poder ir hoy a un concierto de piano, que coincidió justo justo con la hora a la que acaba orquesta. Estuvo muy bien, la verdad, sobre todo por el último que tocó (que interpretó los scherzos 2, 3 y 4 de Chopin).

Llueve mucho.

También me fue muy bien en orquesta. Vamos a tener concierto este domingo. Tengo que preparar los cambios de páginas, porque estoy yo sola en el atril. Problemas de tener un compañero de atril que solo aparece en las listas.

Lo importante es que quedan 30 días lectivos para que acabe la mierda esa. 🙂

Domingo, 26 de marzo

Hace días que no escribo ya. Pero es que fueron días intensos de llegar a la cama, acordarme del rincón y justo después mandarlo a tomar por culo.

Dejadme pensar… El viernes por la tarde lo dedicamos a descansar en casa viendo El Señor de los Anillos (ya que iba a tocar la banda sonora el domingo con la orquesta) y luego pasear e ir a una cafetería a charlar sobre la vida. Fue un día como de descanso, muy agradable y necesario.

Al día siguiente fuimos a Ciudad Noséquéletra a que Sehir tuviera una clasecilla de piano antes de irse a un cursillo en Semana Santa. Así que nada, nos levantamos temprano y cogimos un tren a las 8 de la mañana. Su clase fue genial. Compagina de verdad con esa profesora, y da gusto verlo y todo. Lo mejor es que después o hacia el final de la clase se nota la mejora una barbaridad, tanto tocando como de ánimos.

Dimos un paseo por la playa y comimos. Hicimos una pequeña parte del viaje, esperamos al tren tomando un zumo de piña y volvimos a casa. Nos acostamos muy temprano esa noche, porque no aguantamos despiertos ni en el tren.

PEEEERO CAMBIO HORARIO. Y yo tenía ensayo, con lo cual, nos levantamos a las 8:30, pero como si lo hubiéramos hecho a las 7:30.

=.=

El caso es que fue todo ese rollo del ensayo y luego de esperar y tal y ya fue el concierto. POR FIN. Al principio estaba algo nerviosa, porque tocar en un auditorio de mentira pero más de verdad que en el que suelo tocar me chocó. Me escuchaba perfectamente, a pesar de que hubiera un tutti ahí tó forte.

Pero fue bien bien, y luego fuimos a comer a un italiano con la famiglia. Y nada, que llegamos a casa hace un rato y nos pusimos a tocar.

Bueno, y aquí os dejo. Me duele la cabeza y tengo las piernas y la espalda muertas. Tanta emoción es lo que tiene.

De hecho, si alguien me hubiera dicho después del concierto que ya era de noche y se había acabado el día, me lo hubiera creído de lleno. Y eso que eran las 14:30.

Lunes, 27 de marzo

Malas tardes. ¿Qué tal? Porque yo mal. COMO CADA LUNES.

A ver, hay que aclarar que de ánimos tampoco estoy del todo mal. He empezado mejor esta semana que cualquiera de las tres anteriores, pero bueno. Falté a las dos primeras básicamente porque, a pesar de dormir temprano, me moría de sueño cuando sonó el despertador. Y aún por encima con un fuerte dolor de cabeza. Que ya me dirás tú, después de haber dormido ocho horas, despertarse con dolor de cabeza.

El caso, es que fui a tercera hora. Y total, para encontrarme con que las otras dos chicas con las que formo grupo en esa asignatura no habían ido. *cabezazos contra la pared*

Pero bueno, la mañana más o menos, pero ya por la tarde fue bien. Pero cómo me va a ir, teniendo violín, mi asignatura favorita del conservatorio. Y, aparte, también armonía, que de cuatro es la segunda que más me gusta (aunque últimamente dudo con orquesta, pero es que son dos horas tras las que acabo agotada).

Piano complementario no me gusta nada. Y no precisamente por el instrumento.

Acabo de trabajar un poco en el trabajo de Análisis Musical, y ahora tocaré un poco hasta que vuelva Sehir de clase. Vamos a ver una peli de miedo tomando café. Porque ya lo hemos dicho así. ‘^’

Martes, 28 de marzo

Yo de verdad me pregunto si quedará bien este rincón siendo una especie de diario, pero bueno. Ya me comentáis si tal.

Pues hoy solo faltamos a la hora que nos correspondía. Vamos, entre dos horas a las que había una charla sobre los temas de “gente con futuro”.

El caso es que hoy no fue tan mal en el instituto. Y eso que hubo clase por la tarde y todo, pero se me pasó el día rápido.

Hoy empezamos a ver Barakamon, ya que ayer acabamos de ver 11-eyes, que no sé si había dicho que lo estábamos viendo. Pero bueno, mientras no acabe el curso veremos anime de unos 11-13 capítulos que tampoco nos tengan muy buena pinta. No vaya a ser que nos vuelva a pasar lo mismo que con la segunda de Ansatsu Kyoushitsu y el global de historia, que el trimestre que queda es el más jodido de todos.

27 días lectivos restantes.

La cosa es que el jueves tenemos examen de Historia de España y solo tenemos resumidos dos puntos de un total de dos temas. La cosa no va mal, va horriblemente catastrófica. Pero bueno, ya se verá a ver si se puede sobrevivir a esa asignatura. A mí sinceramente no me gustaría tener que pasar por el instituto nunca más.

Y hoy hubo un concierto de gente que creía que era la hostia, pero mejor no hablo del tema. Hablando de La Fundación, que acabé ese libro hoy: aparte de la situación presentada en la historia, también es horrible el creer toda tu vida que has estado en una cárcel cuando en realidad era un sitio muy lujoso en el que puedes llegar a desarrollar todo tu potencial. El caso contrario es igual de malo, de verdad. Y el concierto de hoy me lo ha demostrado.

Qué raro ha quedado.

Miércoles, 29 de marzo

EL ESTRÉS.

Martes, 4 de abril

Pues ha pasado un tiempo, ¿eh? Casi una semana sin acordarme de esto.

Estuve ocupada durante la semana, y el fin de semana tuve que ir a Ciudad noséqué. Lo pasamos muy bien, nos entretuvimos mucho y dimos vueltecillas y pareció que teníamos vida y todo.

Lo peor fue al volver, ya que el lunes tuvimos examen de historia de España. Dejé el examen en blanco 😀

Hay que ver lo que se le da bien o mal a uno… Hoy fui al examen de historia de la música habiendo estudiado prácticamente lo mismo y rellené cinco carillas. Cómo se nota cuando algo interesa y cuándo no.

Y ahora estamos en una reunión de Chifuukoe, pero como hay pausas, pues puedo estar a la vez con esto. Aunque ya no tengo mucho más que decir. Que mi profesor de violín me puso una barbaridad de trabajo para semana santa. Pero me gusta. 🙂

YA ES ABRIL.

Miércoles, 5 de abril

La vida es una mierda. No tengo tiempo. Pero tampoco es como si hubiera pasado algo interesante.

Viernes, 7 de abril

CHEJIR NO ESTÁ EN CASAAAAA ‘^’

Es la primera vez que nos separamos durante más de unas horas en por lo menos diez meses. Y… y…. ‘^’

Aparte de eso, ya hace tiempo de veranillo. Da gustito. Y ya solo quedan 18 días lectivos (de los conflictivos, que el conservatorio no me molesta).

Ayer fue el concierto de orquesta. Muy épico todo, de verdad. Y justo en la evaluación en la que tenía pensado presentarme a las pruebas de atril, no hay. *llora en silencio*

Tengo obras nuevas. Pero eso desde el lunes, la verdad. Solo que claro, últimamente estuve escribiendo menos porque ya sabéis, es el punto culminante del curso, este.

Os dejo a este señoritingo seductor con cara de hijo-puta (subjetivismo incluido):

Joder, que se improvisa ahí una cadencia y aún tiene la cara de guiñarle un ojo al director. Es puto genial.

Pero bueno, esa es una de las obras que tocaré, así que bueno. Ya puedo empezar a llorar.

Qué va, es broma. No es por la obra.

Ni por las pruebas de atril.

Es por Chejir. ‘^’

Qué va también.

Ya que en el anterior rincón no hice a Staklin (la desmotivación era demasiada), y no fui apuntando lo que iba haciendo este mes porque creí que serviría con hacerlo en modo de diario, pondré los dos últimos meses:

Películas

  • Acabamos de ver La naranja mecánica. Yo… no sé.
  • Vimos una película llamada Efecto Lázaro. No me pareció gran cosa, la verdad. Como mucho algún sustillo.
  • Vimos la peli de Plenilunio antes del examen de lectura así, por afianzar conocimientos (sobre todo Sehir, que pasó de releerse el libro).
  • Fuimos al cine a ver la adaptación de El guardián invisible. Cambiaron TANTAS cosas que yo no sé ni cómo reconocimos que era la misma historia.
  • Vimos El Señor de los Anillos, porque es una de estas películas que tienes que ver si no quieres hartarte de escuchar hablar sobre algo que no controlas. Tenemos que ver las dos siguientes también. Pero me gustó más haberla visto a la hora de tocar en orquesta, por esto de que tocábamos un arreglo de la banda sonora.
  • Pudimos ver una película que deseábamos ver mucho tiempo y no encontrábamos: The Disappointments Room. Por el tráiler tiene una pintaza de la hostia, y luego la película es una mierda. Bastante decepción.
  • Vimos The Invitation. El prota parece un locuelo, pero… ay carallo. Pero buen final, también. Esta moló.
  • En un largo tren d vuelta de Ciudad noséqué pusieron Ice Age 5: El Cataclismo. Y como no había ganas de estudiar Historia (tío, parece que nos pasamos la vida estudiando para esa asignatura), pues nos pusimos a verla como descanso. No me acuerdo de las primeras, pero viendo esta con más edad me dio la sensación de que es una de estas sagas (o película, en caso de que solo sea este caso) en las que aprovechan la inocencia de los niños para meter la tira de crítica, ahí escondida, sin que nadie repare en ello. No sé, me pareció curioso tras haber visto las primeras hace bastantes años.
  • Acabamos de ver una película que teníamos muy pendiente: El club de los poetas muertos. Bueno, yo como si la hubiera visto de cero, ya que recuerdo que cuando intentamos verla me quedé sopa al momento. No estuvo mal, si no fuera porque todos los putos niños me caen mal menos el que menos me convenía que me cayera bien.

Videojuegos

  • Creo que… nada.

Anime

  • Vimos toda la segunda temporada de Ansatsu Kyoushitsu. Es demasiado genial, de verdad. Aunque ya lo había puesto en uno de los primeros días del rincón. Fue maravilloso, y pasamos de estudiar para el global de Historia solo para poder verlo (dato adicional: saqué un 6’6 >:D).
  • Acabé de ver Tsuritama porque Sehir me lo puso como tarea mensual. Y eso, que me puse una tarde que estaba enferma y ya. Nada especial que comentar de esa cosa.
  • Después de la experiencia de haber pasado de estudiar Historia por ver Ansatsu, Sehir y yo tomamos la sabia decisión de solo ver anime que sepamos que no nos vaya a viciar hasta que acabe el curso. Así fue como empezamos 11-eyes. Bueno, por eso y porque no teníamos internet, así que pillamos algo que tuviéramos en el disco duro. También lo acabamos. Otra vez los pecados capitales presentes, cómo no.
  • Ahora mismo estamos viendo Barakamon, y hemos visto la mitad. Me está gustando bastante, la verdad, aunque todos los capítulos sigan el mismo patrón. Pero no está nada mal para ver un capítulo al día mientras comemos.
  • Hoy vi el primer episodio de Elfen Lied, aprovechando mi breve vida de soltera, ya que Sehir ya lo ha visto. En realidad parece que todo el mundo menos yo. Así que eso, que aprovecharé estos días para acabarlo.

Manga

  • Nada.

Libros

  • Sigo con Jane Eyre, aunque lo tengo pausado mientras leo los libros para el instituto. Llevo como la mitad, más o menos.
  • Leí La Fundación, de Buero Vallejo. Me encantó, de verdad. Pagaría por verla representada. Pero incluso más de lo que ya hay que pagar en general para ver una obra de teatro. MÁS.
  • Ahora mismo estoy leyendo Crónica de una muerte anunciada, de García Márquez. Recuerdo que en un libro, no sé si en los primeros cursos de la ESO, estaba el fragmento del principio, y me marcó bastante, de esto de querer leerlo. Pero ahora que puedo… tampoco me llama tanto, la verdad. Es el principio, que mola. La historia tiene su gracia, sin embargo. Es como meterse en la vida chismosa de un pueblo en el que todo el mundo se quedó calladito para tener de qué hablar en el mercado la semana siguiente.

Y hasta aquí mi rincón. Bastante más extenso que los anteriores, ¿eh? No sé si seguiré haciendo lo del diario, pero bueno, por lo menos os doy algo diferente que leer.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. szephyr dice:

    Pues nada mal la extensión.
    Nada mal.
    Me ha llevado, leerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *