El rincón de Miyuru: buueeEEEEEEENoooh

PUES AQUÍ ANDAMOS OTRA VEZ MES. Porque es otro mes y una vez más. Pues una vez mes, resumiendo.

Y que cada uno es como es y así es como es cada uno y nada hay que hacerle a nadie. Piumpium.

Me dejo de retrasos, que ya tengo 18 años largos. 18 y siete meses, para ser más exactos. Jesucristo la virgen.

QUÉ TAL. Ya casi se me olvidaba que tenía que escribir rincones. Supongo que es por la parsimonia del verano, que te desentiendes de todo y quedas ahí. En suspensión en el éter.

Si vuestro deseo es que os cuente un poco de mi vida, pues ahí van unos datillos masticables: es verano, hace calor y no quiero estudiar. Lo bueno es que vivo con la ilusión de que lo más seguro es que este nuevo curso me vaya a mudar para vivir “sola”. Ya sabéis, siempre hay alguien con quien compartir tu habitación en las residencias, y no podría decir abiertamente que viviré sola por el hecho de que me lo están pagando absolutamente todo y porque siempre hay compañía. Creo que habría que reajustar el significado verdadero de “vivir solo”. Nada de soledades ni historias, por eso va entre comillas. Eso sí, me alegro de poder cambiar de residencia y empezar en un sitio totalmente nuevo y distinto. Me siento agradecida.

En otro orden de cosas, monté a caballo y me duele lo que viene siendo el culo. El próximo miércoles vuelvo a montar. No se me dan bien las mates, pero se me da bien montar a cabaio. Aquí cada uno…

Y hablando de deportes, echo de menos practicar con el arco. No el del violín o el del cello (que ojalá algún día pueda aprender a tocarlos con un profesor porque son cosa bonita y buena), sino el de tirar flechas.  Pero es que claro, no los tenía conmigo. Están en otro sitio al que ahora ni voy ni puedo ir, y me he quedado sin nah. Poes boenou. Pero el caso es que ya soy capaz de hacer cosas por mí misma en ese campo. Mi objetivo es montar y tirar con arco al mismo tiempo, por muy medieval que suene. Si hay una guerra sería de los pocos que podrían sobrevivir por su cuenta en el bosque. (?)

Que igualmente fui a la piscina y muy bien. Ya tenía ganas de hacer  la sirenita debajo del agua. La piscina es tranquilidad salvo por los niños gritando y las familias incómodas. Así como las etnias incómodas UPSSSSSIS Miyuru maldita opresora.

Joder, aún estoy pensando en la obra de teatro que fui a ver anoche. Me molesta demasiado que llamen teatro a estas obras modernitas de solo una persona hablando muy dramáticamente en el mismo escenario todo el tiempo y con el mismo vestuario. A mí me gustaría ir al teatro pero bien, como si fuera al cine. La mujer actuaba de maravilla, vale, PERO EL LOW COST EN TODO HACE QUE LAS COSAS BUENAS SE VAYAN EXTINGUIENDO, SEÑORES DEL JURADO.
Y qué exageración. Maaadre mía, qué exageración. Narrando las desgracias de Helena de Troya porque por haber sido mujer todo había sido una cadena de desafortunadas desdichas y violaciones. Para vuestra información, era una obra women’s empowerment, por si no os había quedado claro. Estropear lo que podría haber sido una hermosa obra clásica para reducirla a algo feo que en el fondo es todo mentira, porque los únicos feos son ellos. Igual que en la música. Nadie busca ya la belleza para nada porque la belleza no representa la realidad. ¿Y a mí qué me cuentas? Precisamente por eso me gustaría encontrar belleza en algún maldito sitio, desgracia humana. Por fi, si no es mucho pedir.

Pero no. No.

Cogí el bus para irme a otro pueblo a tocar con una niña. Otra peripecia más de este verano.
Agosto no ha sido especialmente productivo. Bueno, ¿qué mes de mi vida lo es en realidad? *bosteza y se tumba en el sofá*

Debería dejar de ver tantísimos vídeos en YouTube. Este maldito año habré acumulado en ese sitio de mierda… horas. Horas y horas. Asqueada me hallo.

  • Sigo sin verle utilidad a este apartado de apuntar las cosas audiovisuales que aparecen en mi vida porque si no tengo ganas ni de darle otra vuelta a la llave cuando cierro la puerta de la casa porque me parece un movimiento que sobra y me da pereza, menos ganas voy a tener de apuntar cada cosa que percibo a través de los ojos. Nunca fue de mi interés apuntar este tipo de cosas pero EH, eh, respeto a aquel que lo haga.

En realidad no. A ver si os matáis ya.

QUESBROMAAAAA.

Es como un apartado que prácticamente  me salto al leer  rincones ajenos porque no me interesa para nada si este mes has visto kokorusio o si te has leído cartas al suegro. (?)
Pero claro, estamos hablando de peña organizada que intenta mantener algo de orden en su propia vida, y eso es una forma de limpieza que ayuda a disciplinarse y que te obliga a llevar control de lo que haces y de lo que no. ASÍ ME VA.

¿Qué voy a hacer hoy? Ay, no lo sé.

Tal vez siga leyendo la biblia un ratete. Es una guapada que empecé con diez años en una biblia de cinco kilogramos de peso, y de la cual me aburrí unos meses después. Prefería los libros de magia, pero me sorprendió lo interesante que era. La retomé el verano pasado, me olvidé de ella y ahora la cogí otra vez. Siempre está bien culturizarse.

Las cortinas parece que tienen vida propia cuando las ventanas se abren. Intentan comerse todo lo que tienen delante. Las cortinas son siniestras.

Que por cierto, últimamente se me están cayendo cosas en casa. Lo digo en serio. No me parece normal ver volar delante de mis narices una cantimplora que nadie ha tocado en ningún momento. Ni que cada (Hunter) X (Hunter) horas escuche desde el otro lado de la casa cosas que se caen al suelo.

*pilla el coche y se larga*

BuenobuÉÉÉÉno, que esto ya fue bastante largo.

NOS VEMOS, POLLUELOS DE COLIBRÍ. (¿Por qué subraya esta cosa la palabra “polluelos” como si estuviese mal escrita?)

 

  • Veces repetidas la palabra “maldito/a” en este rincón: 3.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *