El Rincón de Sehir: Si todo es por hablar.

Seguramente si no hubiera hablado el anterior rincón esto hubiera sido publicado el día 13 del mes pasado.

Quiero que conste igualmente que no me olvidé. Lo aplacé como aplaza uno el despertador un día que no quiere levantarse. Pero tal cual igual. De esto de acordarme todos los días pero saber que “no puedo hacerlo porque tengo no-sé-qué-cosa que hacer, así que lo haré por la noche”, pero por la noche ya es demasiado tarde, porque ya son las dos de la mañana y me tengo que levantar a las ocho mañana, así que ya lo haré por la mañana que tengo libre; pero cuando llega ese mañana por la mañana, de repente tengo un trabajo que acabar para ese mismo día por la tarde que no recordaba que tenía que hacer, por lo que seguimos aplazando el rincón para el siguiente día, que es el único que tengo para estudiar en un piano de cola, así que voy a por eso por la mañana y me llaman para acompañar a no-sé-quién en no-sé-qué-sitio y tengo que perder un día entero viajando para ir a un sitio aquí al lado, al que, teniendo coche, hubiera llegado en menos de una hora.

¿Qué sacamos de esto? Que es la primera vez en un mes que siento que tengo algo de espacio libre en el que siento que puedo hacer el rincón, todo de golpe y de un tirón para volver a dedicarme a otra cosa más tarde porque vuelvo a tener fechas límite. Pensar que empieza hoy el segundo cuatrimestre.

En realidad de las fechas límite solo una es para el conservatorio superior. Y es una decisión que podría tomar ahora mismo. El problema es que esa decisión condicionará todo el segundo cuatrimestre, porque no es como si fuera decidir si hacer la parte uno o la parte dos de un trabajo conjunto en el que apenas hay que esforzarse. No. Tengo que decidir dentro de la mitad del siglo XX (una parte de la historia musical en la que creo no conocer absolutamente nada que me agrade un mínimo) y hacer un trabajo de esta, su contexto, su compositor o lo que sea, rellenando dos horas de exposición. Eso es mucha convivencia con esta obra. No puedo escoger cualquiera. Supongo que es lo que ocupará esta noche para mí. Si Siri me resolviera este tipo de problemas…

Pero bueno, las otras fechas límite que tengo marcadas son de estudiarme tres acompañamientos de concierto, por lo menos un primer movimiento para este sábado y dos primeros movimientos de cada uno de los otros dos acompañamientos para “hacia finales de este mes”. Salgo de un estrés para meterme en otro. Porque ya me estaba olvidando de las otras fechas límite a largo plazo, de decidir pronto, pero pronto de ya, algunas obras para un curso a finales del mes que viene, que tienen que tener que ver con las que tengo que tener preparadísimas para… para junio, creo; y a ver si me llegan a servir para julio. Tengo que ingeniármelas de alguna manera para poder sacarme muchas cosas de delante este curso.

Y tengo que volver a hacer dibujos, porque hago medio de vez en cuando y paro para dejarlo a medio hacer ahí en una página aleatoria de un cuaderno.

Tengo que volver a tener vida.

Esto viene siendo culpa de la lista que puse el mes pasado de cosas que tenía pensado hacer para fin de año. Voy a repasarla y volver a ponerla por aquí.

  1. 6 trabajos para clase
  2. Acabar el Project MIRAI (que sigo con él desde que salió. No soy capaz de jugar a esa cosa si no es por obligación. Pero me sentiría mal no pasándomelo)
  3. Llegar con un personaje al 110 en el Wow.
  4. Empezar y acabar Mirai Nikki.
  5. Acabar Sankarea.
  6. Acabar de ver la trilogía de Matrix.
  7. Jugar un poco a Persona 3 (antes de que me olvide de lo que ha pasado hasta ahora, a ser posible).
  8. Acabar de pasar al ordenador la versión poco legible que tengo de Peer Gynt.
  9. Acabar Sueño de una Noche de verano.
  10. Acabar de leer Tokyo Ghoul (sin contar re: y otras cosas que pueda haber; solo la primera).
  11. Acabar el quinto capítulo de Zwoirash.
  12. El dibujo de los personajes de la Historia B.
  13. Un dibujo de la historia B, de una escena concreta.
  14. Dos dibujos de escenas de Amiskon.
  15. Hacer un artículo sobre la novena sonata de Scriabin para una revista digital.

Acabé los seis trabajos para clase, pero no exactamente a tiempo. Fueron muy, pero que muy justos. De hecho dos de ellos no los acabé para fin de año. Tuve que dedicarles parte del día anterior al anterior y muchísima parte del día anterior. Por suerte esta vez no fue el mismo día de entrega, como sí pasó en la primera tanda de esos trabajos.

Acabé el Project MIRAI. Sí. Lo acabé. Creo que el jueves pasado. Ni de coña a tiempo, pero lo conseguí y nadie me reprochó el haber tardado más que yo. Por fin puedo meterlo en la caja sin tener remordimientos por no haberme pasado ese juego con lo fácil que es. Que bueno, debo aclarar que para mí pasarme un project diva o similar es pasarme todas las canciones en todas las modalidades de dificultad y juego. Por lo tanto, no considero haberme pasado los project diva por completo. Lo tengo pendiente, pero con menos prisa, porque me gustan más y me interesan más. Parece un poco paradójico. Un poco. Pero os juro que no quiero volver a pensar en el Project MIRAI.

En cuanto al personaje al 110 en el wow… ha cambiado la situación. Estaba en un servidor privado x12, como había dicho. Resulta que mi principal regalo de navidad fue el propio wow y tres meses gratis en el servidor oficial. Y claro, el oficial es x1, evidentemente. Así que… no pasa nada. Hasta ahora he llegado con un mago al 71, y otros personajes aparte también a otros niveles, quizá siendo el más destacable un druida al… 42 o 43. No voy a contar en estos al caballero de la muerte al 56 o al cazador de demonios al 100, porque no empiezan al 1 precisamente.

Pero vamos, que para llevar mes y poco creo que he jugado demasiado.

“OYE PERO EL TIEMPO DEL WOW PODÍA ESTAR EN EL RINCÓN POR LO QUE NO ES QUE POSPUSIERAS PORQUE NO HABÍA TIEMPO SINO QUE EL QUE TENÍAS LO UTILIZASTE EN EL MAGO”. No. No es así. Si me pongo a hacer algo que implica “crear” de algún modo, llegando como llegaba de clases o de un estudio, o de lo que fuera… no creo que el rincón tuviera algún tipo de carácter sano. Seguramente se parecería más a una nota de suicidio que a un texto en el que una persona escribe lo que se le pasa por la cabeza viviendo una vida sana. No sería agradable para nadie, ni para mí escribirlo ni para nadie leerlo. Por eso digo que utilizo el wow como otros el alcohol. Para pensar otra cosa forzadamente y olvidar los problemas durante un rato. “Luego ya llegarán los ayayaes y los madremías”, como diría un cierto humorista.

Seguimos. Empecé y acabé Mirai Nikki, sí. Y muy a tiempo. No sé si tardé cuatro o cinco días en acabarlo. A diferencia de Sankarea, que no lo acabé a tiempo, juraría que la segunda semana de enero durante un viaje en coche. Y empecé tanto Serial Experiments Lain (antes de acabar el año, juraría), acabándolo ayer, a pesar de que son solo 13 capítulos (qué tostón, en serio), y High School of the Dead, que sigo habiendo visto solamente el primer episodio desde hace más de un mes. Juro de verdad que no entiendo cómo algunos anime triunfan siendo porquerías semejantes en cuanto a trama total y por los primeros episodios, que deberían ser los que más atraen, junto con los finales.

Acabé de ver la trilogía de Matrix, y rezaría por no haber sabido nunca que esas dos películas sucedían a la primera. Es que menudas porquerías. Que hay que tener en cuenta el tiempo, la innovación, todo lo que quieras. Pero lo único que sentí con esas dos películas aparte de aburrimiento fue vergüenza.

Creo que jugué a persona. Juraría. Voy a darle hasta las 10 horas. Creo que llevo como 4. Si sigue atrayéndome la idea de jugarlo lo mismo que ahora… supongo que lo dejaré en ese momento.

Acabé de pasar al ordenador Peer Gynt e hice tanto PDF como ebook. Evidentemente no lo voy a comercializar. No fue mi intención en ningún momento, no lo he hecho por ganar nada, sino por tener yo una versión más legible que la que encontré, y quizá donar al conservatorio una copia en cuanto imprima. A lo mejor hasta hago unas cuantas copias y las encuaderno a mano.

Ni siguiera seguí leyendo un mínimo de Sueño de una Noche de verano y solo llegué al tomo 5 de Tokyo Ghoul. En eso fui muy mal. Junto con Zwoirash, que creo que solo escribí dos frases.

En cuanto el dibujo de los personajes de la Historia B, lo acabé y lo subí, pero el dibujo de una escena concreta de la historia B solo está apuntado en idea esquemática en una libretita que tengo para eso. En su sitio empecé con una de las dos escenas de Amiskon que me quedan por dibujar. Hice un boceto bastante detallado, pero no salí de ahí.

Y al artículo de Scriabin se añaden otros cuatro que debería revisar para que sean artículos y no trabajos, porque algunos no son míos y los otros a lo mejor no quiere el profesor en concreto que se publiquen. No creo, oye. Pero no vaya a ser. Preguntar no me cuesta nada, en cuanto lo vea.

El próximo rincón hablaré sobre cosas (como podría resultar evidente), pero quizá no tanto relativas a lo que hago o dejo de hacer, sino de otro tema, por esto de que está muy cerca. Tengo que hacer algún esquema, supongo. Pero creo que va a ser en plan artículo. Quizá.

Es como que hace poco vi una cosa y me motivé un poco de nuevo con la web y el rollo de escribir un poco más sobre lo que me planteo hacer. Dicho de otra manera, que voy a intentar reducir las horas de wow un poco para hacer otras cosas ahora que he aprobado una asignatura que creí que me llevaría a tener que dejar el conservatorio.

Que vaya bien.

DeviantArthttps://szephyr.deviantart.com
Instagramhttps://www.instagram.com/szephyr13/
Wattpadhttps://www.wattpad.com/user/szephyr
Twitterhttps://twitter.com/SzephyrS

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *