El Rincón de Sehir: El Rinócn de Shier.

Fue lo primero que escribí. Y me parece realmente curioso, porque creí que lo había escrito bien hasta que volví a mirar a la pantalla.

Primero vamos a poner musicote.

Mozart – Violin Concerto No.5 (v. Hilary Hann)

Pues la verdad es que hoy estuve reflexionando un poco sobre mis dibujos. Bueno, sobre mi dibujo, así en general. Me refiero a que voy como por épocas demasiado marcadas. A veces hago dos dibujos, incluso cinco al día (hablo de octubre de 2017 o en las fechas límite de entrega de trabajos de diseño del año anterior). Otras veces me paso casi dos meses sin dibujar una pizca (como ha sido hasta ayer). El problema de estas etapas de no dibujar es que no puedo seguir hasta que no me apetezca dibujar, cosa que comprobé ayer de una vez por todas. Coloreé un dibujo que había sido bocetado en enero. Ni siquiera se me ha pasado por la cabeza subirlo.

En la foto del vídeo Hilary Hann tiene como cara de ir a arrancarle las tripas al cámara. ¿No os parece?

Pero bueno, que no me preocupa demasiado. Normalmente después de estas pausas mejoro bastante. Quiero pensar que esta vez también va a ser así. Y si no es, tampoco es para ponerse tristes y rajarse las venas. Hay que vivir la vida con alegría. Supongo que pronto volveré a dibujar.

Estuve pensando también en las tareas mensuales. Me quedan cuatro ahora mismo. Completé una desde el último rincón. Tengo bastantes ganas de acabarlas, para volver a poner unas normales y decentes que motiven un mínimo a continuar con la vida. De hecho, una de las tareas que más me está obstaculizando es la de acabar el quinto capítulo de Zwoirash antes de seguir con las historias cortas de Wattpad. Y es que cada vez que tengo ganas de escribir Zwoirash no puedo hacerlo porque estoy en clase o porque ya tengo que dormir.

Que por cierto, estoy intentando reajustar mi horario de sueño. Me está funcionando mejor de lo que creía. Pero aprovecho mucho más los días, y eso me alegra. Estoy de mejor humor, por lo general. Y estoy estudiando piano bastante. A veces me impresiono y todo, después de mirar al reloj. Sobre todo los miércoles. Tengo toda la mañana libre y no suelo poner recados ese día.

Y… ¿os acordáis de Kjashi? Pues me he puesto bastante a escribir ahí. Que no una barbaridad, pero sí publiqué algunas entradas, y tengo intención de hacer más. De hecho, ya tengo algunos borradores. Aunque esto no creo que interese. (…) Mismo argumento para no escribir nada de lo anterior, ahora que lo pienso.

Releo las cosas y suenan bastante depresivas, la verdad. Pero estoy bastante mejor que otros días, aunque no tenga mucho de lo que hablar. No sé si es que cada vez me cuesta más abrirme ante lo que sería una cantidad ínfima de lectores o qué pasa. Porque en Kjashi no me cuesta nada escribir. Y leí anteriores rincones míos y mira que hablo bastante. Sobre todo pensando en estos de 4.000 palabras o más. Supongo que también hay tiempo en el que me cuesta escribir más de la cuenta.

Lo que sí estoy haciendo bastante últimamente es jugar al WoW. Es una de las mejores maneras de pensar en cosas que hacer y no llegar a mirar al techo pensando en qué se ha torcido. Estoy en condiciones perfectas para escribir Zwoirash ahora mismo, después de la última frase. Así sin ironía ni nada. Al final todo radica en la sociedad y en el rumbo que ha tomado desde hace bastantes años. Al final por mucho que se diga en el colegio y en el instituto, la “libertad de expresión” es una trola muy dura. Pero supongo que dándote ellos mismos la opinión que tienes que tener no hay problema en decirte que eres libre de decir lo que quieras. Al final hasta de te han dicho que leas libros y luego las conclusiones que tienes que sacar de ellos para que te las chapes y las escupas. Nada ha partido de ti, porque como partiese de ti ya no estaría correcto. Y a los comentarios de texto es más fácil darles la razón, así que como no lo hagáis estáis suspensos. De ningún sitio puedes sacar conclusiones de que algo pueda estar mal o se pueda ver desde otro punto de vista. Viendo las cosas de esta manera, la libertad de expresión no es ningún problema para nadie. Solo hay que manejar influencias, callar a quien haya que callar y ocultar lo que haya que ocultar. O desacreditarlo, que es más fácil y efectivo. O mejor aún. Falsear resúmenes de libros y darles una interpretación clasificada como “objetiva”, aplicándola lo contrario a lo que tiene toda la pinta de ser aplicable.

No sé si se me ha entendido un mínimo, porque, sinceramente, cada vez que leo algo o escucho a alguien por internet que tiene una opinión ligeramente distinta a la media, me da la sensación de que ya están acabados. Y de hecho no tardan en cambiar de opinión o de decir que iba de coña. Vaya, que puedes tener la opinión que quieras, pero solo si está dentro de las opciones disponibles.

Al final son estas cosas las que me motivan a escribir todos los libros siguientes a Amiskon, no lo voy a negar. No debería quejarme tanto.

DeviantArthttps://szephyr.deviantart.com
Instagramhttps://www.instagram.com/szephyr13/
Wattpadhttps://www.wattpad.com/user/szephyr
Twitterhttps://twitter.com/SzephyrS

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *